Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

JOSE Nevado 23/09/2012

La cuestión catalana arde de nuevo en las entrañas de España. Es un renovado problema --grave-- con el que tiene que pechar este país en crisis múltiple. La llamarada muy numerosa por la independencia de Cataluña ha hecho que salten todas las alarmas. El problema de fondo viene de muy largo y los avisos que venían dando los catalanes más conscientes eran numerosos pero la exigencia independentista ha sorprendido a todos por su contundencia y la determinación de sus heraldos. Sea cual sea el derrotero que tomen los acontecimientos próximos, parece seguro que el nacionalismo soberanista catalán ha dado un paso bien largo. Esta marcha no se detendrá solo porque Madrid afloje la bolsa. El nacionalismo descarado y rampante del momento --poco que ver con el de Companys, Tarradellas e incluso la práctica del mismo Jordi Pujol-- es más parecido secesionismo padano de Bossi (pasta, pasta y más pasta) que el soñado por los padres del catalanismo. Pero ahí esta: encampanado, decidido y con mucho campo por delante, pues no es verdad, como se dice, que se estén metiendo en un callejón sin salida. Ellos saben que Madrid les tendrá que dar salida. Cuando decidió emprender esta marcha por la independencia (que está bien estudiada, con tácticas y estrategia muy precisas) sabían que no volverían de vacío: o concierto económico o independencia. Y en eso están. Madrid, desangrado por la inconsistencia de un gobierno y con la oposición desaparecida, entre tanto, continúa sin saber muy bien qué hacer. Sus primeras reacciones algo pánfilas recuerdan un tanto las respuestas dadas por el ultimo gobierno de Franco con ocasión de la Marcha Verde que nos endilgó Hassan II: palabrería de latón imperial y luego casi nada. Hasta el Rey, entonces príncipe, aparece en similar actitud: tomó un avión hasta El Aiun y arengó a la tropa, hoy se dirige a todos desde se recién estrenada pagina web . Y es que los nacionalismos en excitación son todos iguales, despegan en momentos de crisis o calamidades publicas.

* Periodista

 


 

Envío de noticia
Lo sentimos

Para enviar noticias por email necesitas estar registrado en Diario Córdoba.

Redes sociales
Accede con tu cuenta

Recordarme en este equipo

Si no tienes cuenta de Usuario registrado puedes registrarte como Usuario de Diario Córdoba.

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla.

Las noticias más...
 
Última hora