+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

55 líneas

‘Brexit’: las condiciones del divorcio

 

‘Brexit’: las condiciones del divorcio -

José Nevado José Nevado
02/04/2017

Millones de ciudadanos británicos y de otras naciones europeas llevan mal las consecuencias que trae el divorcio entre el Reino Unido y la Unión Europea. Son los europeos que viven y trabajan en el Reino Unido (3,3 millones) y los 1,2 millones de británicos que hacen lo propio en el continente. Todo el mundo es consciente del grave problema pero los noticieros no se hacen eco de manera suficiente. Prima el debate político, qué costará, en euros o libras, el divorcio de una pareja 44 años unida y que, por tanto, mantiene en común tanto intereses como historia. Incluso nos fijamos en las repercusiones que el conflicto tendrá en el contencioso eterno que nos une al Reino Unido a propósito de Gibraltar. ¡Vaya problema!

Miles de enfermeras, cocineros y camareros, abogados, ingenieros, profesores... españoles en Londres, pongamos por caso, no hablan de otra cosa desde hace más de un año. Y el jubilado escocés en Alicante, el empresario de restauración en Lanzarote o el deportista en Madrid maldicen a diario la posición en que les colocó el no a Europa de sus paisanos. Solo tienen la certeza de su miedo al futuro y hacen cábalas pesimistas sobre la aventura que será su vida a partir de ahora. Temen perder empleos, derechos y bienestar. Pero, claro, no hay nada seguro. Lo único cierto es que la premier británica, Theresa May, ha enviado una carta a Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo, anunciando que se despide del continente y que está abierta a negociar con Bruselas las condiciones de la ruptura. Negociar a cara de perro, claro, pero eso no lo escribe, se sabe.

Los conservadores europeos -que mandan en casi todos lados- se lo han tomado con parecida flema en público, pero la irritación tras los cortinajes es enorme. Ahora viene una larguísima batalla diplomática y política. Londres y Bruselas pelearán por la «mejor finca en disputa». Uno y otro marcan sus preferencias de entrada. Reino Unido exige que se lleven a un tiempo los asuntos del divorcio (con qué me quedo, qué dejo) y las relaciones a mantener en el futuro: mercado a cambio de libertad de movimientos de la UE en la isla. Pero Bruselas avisa que no: primero sellar las condiciones de la separación y, una vez firmado el divorcio, hablamos de las relaciones a mantener en el futuro.

Así que, a pesar de la prudencia conservadora, el escenario se presenta feo para todos, aunque puede que lo sea más para Bruselas. ¿Por qué? Una reflexión de este tipo da para una larga ponencia, pero digamos a modo de brochazo expresionista que el Reino Unido está más moralizado que la UE. Los británicos se sienten más fuertes «liberados del yugo comunitario» y dueños de sus fronteras (entrarán y saldrán quienes ellos permitan), confían en la grandeza financiera de la City, sus universidades de excelencia, su pulsión investigadora e innovadora, su maestría comercial y, claro, en su ejército y servicio secreto. Y además confían en tener la mejor diplomacia del mundo y ser los socios privilegiados de Norteamérica, esa gran nación cuyo actual presidente desprecia a Europa.

Enfrente tienen un conglomerado desnortado de países del que solo se salva la fortaleza de Alemania. La nación de Goethe es un gran país que nunca dejó de serlo «a pesar de tanta Europa». De nuevo toca a los alemanes hacer frente a un marrón harto difícil. Lo han hecho con ocasión de la gravísima crisis economica de 2008, desgarrando con su determinación cuasi militar el alma de numerosos países europeos. Pero Europa resiste a la postre. Ahora la clave está en que no se lleve la mejor parte del patrimonio compartido quién ha provocado el divorcio. Esperemos que Londres, capital de un pueblo guerrero, no juegue la carta de hacer rehenes.

* Periodista

Temas relacionados
 
Opinión

Crónicas nicaragüenses

Miguel Ranchal

Sergio Ramírez

Diario Córdoba

Daniel Ortega

Diario Córdoba

Invitación a la lectura

José Luis Casas Sánchez

Presencias entre letras

Alberto Díaz-Villaseñor

De lector a lector

Care Santos

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / FUNCIÓN SOCIAL

Arte y sociedad: ¿hacia una relación conflictiva?

A pesar de que, con el paso del tiempo, el arte haya sufrido cambios para atender mejor a las ...

CARTAS AL DIRECTOR / el famoso máster

Políticos mentirosos

A raíz del denunciado y renunciado máster de la Cifuentes, afloran los tejemanejes de algunos ...

CARTA ILUSTRADA

Una espléndida Semana Santa

Salvo algunas inclemencias meteorológicas en el Domingo de Ramos y Viernes Santo, los cordobeses ...

CARTAS AL DIRECTOR / perpetua revisable

Vergüenza de argumentos

En la sesión parlamentaria del Congreso de los Diputados con motivo de la derogación de la prisión ...