+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Tormenta de verano

¡Basta ya!

 

¡Basta ya! -

Un elemento que nos diferencia a los seres humanos de otras especies, más allá de los recuerdos, es la memoria. Algunos científicos mantienen que tenemos la capacidad de almacenar en nuestra mente información equivalente a la de 10 billones de páginas de enciclopedia. La perspectiva de la historia, nos ha hecho aprender y evolucionar como especie, y pasar de la ley de la jungla a la convivencia articulada sobre un sistema de normas legítimas, por su respeto a los derechos básicos y libertades fundamentales, y legitimadas por emanar de los representantes de la soberanía popular. Escribo esto recordando a Miguel Angel Blanco, remembrando la mezquindad y la angustia, la impotencia y la rabia contenida de la mayor vileza de la que fuimos todos testigos hace 20 años. Retengo perfectamente la tensión de aquéllos tres días, el sobrecogimiento, la conmoción y la congoja que nos acompañó de forma permanente por el chantaje de aquél asesinato a cámara lenta y la suerte de aquél muchacho, inocente de tantos odios. Recuerdo hoy, aún con emoción contenida, que a la salida del despacho, me uní a la manifestación de la plaza de las Tendillas, donde miles de personas de toda condición e ideología levantamos los brazos y mostramos las manos blancas, frente al terror y la barbarie, al grito de «vascos sí, ETA no», «todos somos Miguel Angel» y ¡basta ya!

Hoy, sinceramente, en el ADN de mi ciudadanía me siento heredero y deudor de la sangre de Miguel Angel Blanco, de las víctimas del atentado del Hipercor, del sargento Miguel Angel Ayllón asesinado en nuestras calles, y de tantos otros que dieron su vida para que tuviésemos una sociedad libre y democrática. Aun con todas sus imperfecciones, que son muchas. Pese a los cientos de víctimas de la violencia terrorista, aquéllos días fueron un punto de inflexión en nuestra historia: la gente de bien dio un paso al frente, los ertzainas y policías se quitaron el pasamontañas entre los abrazos y el reconocimiento de la población, las concentraciones comenzaron a las puertas de las sedes abertzales y la sociedad entera gritó ¡basta ya!

Por eso me repugna, me avergüenza y entristece que hoy muchos hayan perdido la memoria. Que lejos de la grandeza y crudeza de aquél momento, muestren su pobreza moral y se pongan de perfil, acomplejados e indignos del pueblo que representan, entre ventajas miopes y cálculos ventajistas de partido. Por encima de las siglas, aún quiere distinguir el bien del mal. Debemos todo el honor y reconocimiento a Miguel Angel Blanco y a todos los que sufrieron el horror y el dolor, el zarpazo del terrorismo ciego y asesino. Poco a poco, por toda la geografía española, se va dibujando el mapa de la memoria, que se extiende por plazas y calles, parques y avenidas con el nombre de este concejal de Ermua, y el de tantos otros, que nos dignificaron con la entrega de su vida. Hoy, como hace 20 años, también quiero levantar mi grito alto y mi voz rotunda, mis brazos firmes y mis manos abiertas, ante tanto pusilánime, ante tanto cutre y mediocre, ante la infamia de tanta bajeza, para pedir honor, justicia y dignidad; y seguir diciendo como entonces, «todos somos Miguel Angel». ¡Basta ya!

* Abogado

Temas relacionados
 
Opinión

Profetas en su tierra

Manuel Fernández

Noir

Joaquín Pérez Azaústre

Ortega y Cataluña (y 2)

José Manuel Cuenca Toribio

#SoydeVallellano

Mariano Aguayo Fernández de Córdoba

La Córdoba de antes y de ahora

Bartolomé Vargas Cabrera

Miguel Ruano

Diario Córdoba

Lectores
TRISTE ANIVERSARIO

Dolor por Ana Orantes

Veinte años del asesinato más cruel, de una muerte que se podía haber evitado, del símbolo de la ...

CARTA ILUSTRADA

El barrio Cañero

Ayer desayuné con la desagradable noticia de que ciertos políticos habían decidido cambiar el ...

POLÍTICOS SEPARATISTAS

Muy presentables

En primer lugar, la siempre encantadora Nuria de Gispert; luego la CUPista (que demostrando una ...

CÁRITAS

Con los necesitados

Durante todo el año, no solo en estas fiestas, Cáritas sigue siendo la imagen publica y eficaz ...