+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Editorial

Alta y clara la voz de las mujeres

 

09/03/2018

La huelga de ayer, 8-M, Día Internacional de la Mujer, consiguió el primer objetivo que pretendía la movilización más contundente y multitudinaria del feminismo en toda la historia de nuestro país: hacer visible una lucha que no solo es necesaria y urgente sino que nos atañe a todos. Las reivindicaciones feministas no se reducen, a pesar de lo importantes que son, al derecho a la igualdad, al fin de la violencia machista y de los abusos sexuales y las agresiones, al arrinconamiento de la brecha salarial, a la elevación de la dignidad del trabajo doméstico, a la rotura del techo de cristal o a la valoración de la economía invisible que sustentan las mujeres. Van mucho más allá.

Mary Beard, una famosa latinista que ha reflexionado sobre la trascendencia del movimiento feminista, relata que fue Telémaco, el hijo de Ulises, quien «fundó» la supremacía masculina en la Antigüedad. Hizo callar a su madre, «porque el poder del hombre está correlacionado con su capacidad de silenciar a las mujeres». Así ha sido durante siglos, pero en los albores del XXI, cien años después de las luchas sufragistas en Inglaterra, ha llegado definitivamente el tiempo de parar. El tiempo de hacerse oír y de que la voz de las mujeres irrumpa en las calles y se apodere de la primera página de los medios de comunicación social, donde la huelga ha tenido una especial incidencia.

La jornada concluyó con manifestaciones históricas en las principales capitales españolas, con fuerte respuesta en Andalucía y unas quince mil personas en la de Córdoba como colofón de un día de numerosos actos, y con un eco generalizado en el mundo (con diversos grados de seguimiento y, no lo olvidemos, de represión). Más allá del éxito de la convocatoria, el 8-M debe valorarse en función de un hito singular. No sirven aquí los parámetros de una huelga convencional. Aun a pesar de las cifras positivas --unos seis millones de personas siguieron el paro-- debe calibrarse el día de ayer como una eclosión social de primera magnitud por su trascendencia y por lo que significa e impone cara al futuro. Ya no sirven palmaditas en la espalda y declaraciones, ni gestos aislados como el que ha protagonizado Mariano Rajoy. De hecho, el 8-M ha de ser el resorte de cambios legislativos y de disposiciones que favorezcan el camino hacia la igualdad real --con un importante apartado contra la violencia de género-- y los políticos deberán demostrar con hechos que han escuchado y comprendido el clamor de la sociedad. Esta legislatura deberá, por tanto, terminar con avances y demostrar que las instituciones están al servicio de la ciudadanía.

El concepto de sororidad --la solidaridad femenina que se resume en el lema «Juntas somos más»-- se implantó ayer como un grito que también resuena a favor de una sociedad más igualitaria y más justa en la que hombres y mujeres deben implicarse.

Opinión

Salvaguardar Europa

Diario Córdoba

Laura Restrepo

Diario Córdoba

Josep Muscat

Diario Córdoba

Trump-PAC

Ricardo Rivera Pereira

Mi rumana

Luis Mendoza Pantión

Postales

Rosa Ribas

Más huevos

David Márquez

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / POLÍTICA

El PP toca a rebato

El PP --que no se quiere enterar de que la convivencia con la corrupción ha llevado a Mariano ...

CARTAS AL DIRECTOR / POLÍTICA NACIONAL

El nuevo Gobierno

Con la formación del nuevo gobierno socialista ha habido, como no podía ser de otra manera, ...

CARTA ILUSTRADA

Un desmemoriado callejero

Reposado en cierto modo el debate social y la discusión en torno a los últimos cambios del ...

CARTAS AL DIRECTOR / POLÍTICA

Rajoy miente

Lo grave no es denunciar este vergonzoso hecho, sino que se haya dado. Porque Rajoy ha actuado ...