+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

CARTA ILUSTRADA

Violencia en las aulas, «sustitutos»

 

Foto de archivo de vigilancia en un centro educativo cordobés. - A.J. GONZÁLEZ

Manuel Armenteros Martos / Tres Cantos (Madrid)
19/01/2018

Casi toda la prensa escrita sobre papel denuncia que de diez profesores y profesoras, siete están consternados, pues son blanco y objeto de violencia en sus aulas. Esto muestra su nula o escasa autoridad docente. Autoridad tan negada, ni respaldada por la dirección del centro escolar ni tampoco por el Consejo Escolar. Y mientras no sea devuelta esta «debida y obligada autoridad al profesor en el ámbito de las aulas»..., las clases continuarán siendo un verdadero campo de batalla, perdiendo el fin y objetivo de la enseñanza. El fin, como pérdida del saber y conocimientos, y el objetivo, no desarrollar verdaderos ciudadanos responsables, democráticos. Fue un gravísimo error permitir desde ese «inocente tuteo» al profesor como el mantener un «buenismo de falso amor» relacional entre profesores y alumnos. Comenzando de este modo, a diluirse y difuminar esa obligada y debida, insisto, autoridad del profesor o de la maestra en su terreno competencial: «las aulas».

Nuestros políticos y autoridades académicas erróneamente concibieron, un inicio básico y válido para fortalecer un sistema democrático ya desde las aulas, restando autoridad al profesor. Error grave, porque el futuro ciudadano o ciudadana aún no está formado y necesita para llegar a serlo, verdaderamente, ejercitarse y pasar su etapa de formación. La cual precisa e incluye sujeción a normas, necesaria disciplina, con silencio en las aulas, estudio y esfuerzo. Metología que el profesor imprime desde esa autoridad escolar, que le asiste y se le debe que incluye ejemplaridad. Capacitando a sus alumnos y alumnas a lo que más tarde tendrán que respetar y guardar. Entiéndase a convivir y respetar nuestra Constitución y las leyes que la desarrollan. De continuar regateando su autoridad, serán necesarios... Unos «sustitutos». Personas muy experimentadas en otras complementarias disciplinas, tan necesarias para restablecer el orden. Tal como vimos (exagerando solo un poco) en esa película americana titulada El sustituto.

El sindicato CSIF, además de denunciar estas violencias, acosos y ausencia de respeto a los profesores, debería emplearse «a fondo» en defenderlos, rescatando esa autoridad usurpada o negada al profesorado, a quien defienden. Como denunciar eficazmente al Observatorio Estatal Escolar, el cual no acomete sus funciones desde el año 2011 y cuenta con solo siete profesores entre sus 71 miembros.

   
1 Comentario
01

Por Juan Gutiérrez 12:35 - 19.01.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Con el permiso de la Sra. Tijera me atrevo a proponer un posible decálogo para el docente: 28.11.2017.- 17:37 Decálogo para el docente 1.- No reivindiques el valor de tu trabajo. Que no te lo concedan. Imponlo tú 2.- No permitas que te ofendan, ni siquiera que te descalifiquen. Tú eres uno de los culpables de las agresiones si no te impones como modelo de comportamiento y exigencia del respeto a tu dignidad personal y profesional. 3.- El acoso escolar desaparecerá en el momento en que tú no te escondas detrás de los contenidos. Hasta en los recreos tienes que estar pendiente de la buena convivencia escolar. 4.- No hagas mucho caso a los que dirigen la enseñanza. Suelen saber poco de ella. Y, si no, fíjate que la Delegación Provincial no tiene datos sobre el acoso escolar. Se lo tienen que decir los sindicatos y asociaciones privadas. 5.- Que tu escuela no sea reflejo de la sociedad. Que sea un instrumento renovador de la vida social, creador de fórmulas donde venga la gente a mirar cómo hacer para que la sociedad se rija por la moral y los valores de validez universal. 6.- No permitas que se dude de tu preparación profesional que es lo que hacen todos esos que se dedican a decir que hay que formar al profesorado. Fórmate permanentemente y diles que se callen. 7.- Exige la formación profesional permanente pero en horario de trabajo. Que cierren los CEP, si hace falta, por la tarde. 8.- No dejes que la policía entre en tu aula a hablar de acosos y violencias. Si tiene que entrar la policía a hablar de estas cosas es porque la educación ha saltado por la ventana, tú, como educador, has fracasado. La policía está para otros asuntos y con otros medios y objetivos. 9.- Cuenta con los padres. Pero no los manipules. 10.- Enseña bien, mirando a quien, para acomodar tus estrategias y didáctica a las características personales de cada uno de tus alumnos. Muchas gracias