+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

CARTAS AL DIRECTOR / FOTOGRAFÍA

Enfoca y sueña

 

Pilar Redondo / Córdoba
16/05/2018

La fotografía es arte, es un lenguaje que nos ofrece respuestas, que preserva y atrapa la vida en los confines de la luz apresada en retazos de existencia. Debemos apoyar todos los proyectos culturales, y si son originales y divertidos más aún. Este es el caso de la unión del trabajo del club de lectura Leo y Sueño y de la Asociación de Fotografía Enfoque 94, ambos de El Carpio, que han aunado fuerzas y ganas de contar historias, y el resultado ha sido magnífico. El club de lectura seleccionó cinco libros: Las bicicletas son para el verano, de Fernando Fernán Gómez; El laberinto de las aceitunas, de Eduardo Mendoza; La canción de Dorotea, de Rosa Regás; El baile de la victoria, de Antonio Skarmeta; y Desayuno en Tiffany’s, de Truman Capote.

Los leyeron y extractaron las escenas más sobresalientes, ya que esas eran las que iban a interpretar, con el valor añadido de que a esta idea le iban dando forma y cuerpo en su tiempo libre. Entre todos se encargaron de buscar las localizaciones, que como nos podemos imaginar son la casa de uno, el campo de otro, etc. También de la caracterización de los personajes, que es muy buena. El resultado ha sido notable, un libro que han patrocinado, entre otros, el Ayuntamiento de El Carpio y la Diputación de Córdoba, donde se recogen textos e imágenes de las representaciones, y una estupenda exposición de fotografías que se puede visitar en la Biblioteca Provincial de Córdoba. Para conseguir este resultado los fotógrafos han colocado el alma y el objetivo unidos como una sola lente. Hay instantáneas que poseen una fuerza magnética, evocan y captan la esencia de lo invisible, son una mirada a través de los cristales del pasado, presente y futuro, revelan secretos y personalizan en plenitud la realidad, otras definen con contundencia lo inexplorado, capturando con maestría la eternidad dueña de cada instante, algunas son un universo privado, muchas desprenden energía y vitalidad perpetuando el implacable y silencioso testimonio de la verdad, extrayendo la belleza refugiada en la palabra. En todas se aprecia la importancia de los cambios lumínicos.

Pero las fotos a veces mienten. Es el caso de una que emula a una playa y se ha realizado en una piscina, u otra que simula una ventana y es un armazón colocado para la ocasión. A veces en la vida nos vemos obligados a enfocar y soñar...