+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

LA UE PROPONE UNA "INVESTIGACIÓN TRANSPARENTE"

La oposición turca pide la anulación de los resultados del referéndum

Bruselas propone "una investigación transparente" sobre el supuesto fraude electoral y organizaciones de derechos humanos piden al Gobierno que no rechace las acusaciones sin antes investigarlas

 

Varias personas manifiestan contra el resultado del referendum constitucional del domingo en Estambul. - EFE

JAVIER TRIANA / ESTAMBUL
18/04/2017

El principal grupo político opositor turco, el Partido Republicano Popular (CHP, socialdemócrata laico), ha pedido este martes oficialmente la anulación de los resultados del referéndum de reforma constitucional del pasado domingo al considerar que se registraron numerosas irregularidades en el proceso. Estas se habrían producido tanto durante la votación como durante el escrutinio, sobre todo por la aparición en las urnas de papeletas y sobres sin el sello oficial, lo que ha levantado las sospechas de fraude.

 

“Este referéndum se recordará como 'la elección sin sello'. Lo único que hay que hacer al respecto es anularlo”, ha explicado Bülent Tezcan, diputado del CHP. Desde ese partido aseguran que la aceptación por parte de la Comisión Electoral de esos documentos sin sellar contraviene la legislación electoral vigente. En al menos 9 de las principales ciudades del país hay convocadas manifestaciones de protesta de opositores contra el supuesto pucherazo en el referéndum.

 

Por su parte, la Unión Europea (UE) ha pedido a Ankara que “inicie una investigación transparente sobre las presuntas irregularidades constatadas por los observadores” de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE). El portavoz de la UE Margaritis Schinas también ha solicitado “contención a las partes” interesadas, en previsión de una posible escalada de tensión en el país eurasiático.

 

Pero desde el Gobierno dan por válidos los resultados y como tales los festejó el pasado domingo. El primer ministro turco, Binali Yildirim, ha asegurado que “el pueblo ha decidido en el referéndum, por lo que debate ha terminado”, en declaraciones recogidas por el diario progubernamental 'Sabah'.

ESTADO DE EMERGENCIA
 

Esta postura de desinterés por una investigación sobre la limpieza del proceso ha alarmado al grupo de defensa de los derechos humanos Human Rights Watch (HRW). “En vez de que rechazar las conclusiones de la OSCE, el presidente Erdogan y el Gobierno deberían responder a esas preocupaciones –en particular a las que están relacionadas con el respeto a los derechos humanos– y asegurase de que las futuras votaciones se llevan a cabo en una atmósfera que respete por completo los estándares democráticos”, ha señalado el director de HRW para Europa y Asia Central, Hugh Williamson. En ese sentido, la oenegé ha alertado de que “la decisión del Gobierno de ampliar el estado de emergencia podría seguir poniendo en peligro los derechos humanos y el imperio de la ley, que han sido fuertemente dañados en Turquía bajo el estado de emergencia” declarado el pasado 20 de julio, cinco días después del golpe de Estado fallido en el país eurasiático.

 

Una de las consecuencias de las reformas constitucionales aprobadas el pasado domingo en votación popular es que el jefe del Estado podrá ser miembro de un partido. Yildirim también ha dicho que, una vez se anuncien los resultados oficiales del plebiscito, Erdogan volverá a ser miembro del gobernante Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP, islamista, cofundado por el presidente en 2001 y en el poder desde 2003). Hasta el momento, la presidencia era un cargo representativo sin señas partidistas, algo que cambia ahora con la transformación progresiva en una república presidencialista.

Temas relacionados