+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

POSICIÓN DE ESPAÑA EN LAS NEGOCIACIONES SOBRE EL PEÑÓN

El Gobierno de Rajoy borra la palabra «cosoberanía» de su discurso

El Ejecutivo abandona la beligerancia de Margallo y trata de ganarse a los llanitos

 

Una pareja mira desde la Línea de la Concepción la proyección de la imagen de Isabel II en el Peñón, en junio del 2012, cuando las autoridades de Gibraltar celebraron el 60º aniversario del ascenso al trono de la reina. - MARCOS MORENO

PILAR SANTOS
03/04/2017

El ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, ha empezado a corregir la posición que su antecesor, José Manuel García-Margallo,mantuvo sobre Gibraltar y el 'brexit'. El mismo día en que los británicos votaron a favor de salir de la Unión Europea, en junio del 2016, el entonces jefe de la diplomacia española marcó el camino a seguir: el Peñón debía "reintegrarse" en territorio español después de "un periodo transitorio de cosoberanía" con el Reino Unido. Margallo llegó a decir que la bandera de España ondearía en el Peñón "mucho antes" de lo que Fabián Picardo, ministro principal, creía. Un diálogo, siempre belicoso con el representante de los llanitos, que ahora se intenta evitar, aunque no siempre es fácil.

Para empezar, el Ejecutivo ha borrado de sus declaraciones la palabra "cosoberanía", un término que levanta ampollas entre los gibraltareños y que fuentes gubernamentales señalan que deberá abordarse en una segunda fase. Plantar la bandera de España ya no es una prioridad para el Gobierno de Mariano Rajoy. El PP y el Gobierno han celebrado reuniones en Estrasburgo, Bruselas y Madrid con el PSOE y Ciudadanos para mantener una posición común ante este desafío que presenta el 'brexit'. Esa alianza, sobre todo con los socialistas, ha sido clave en Bruselas, donde el Gobierno, y también en este caso sus aliados políticos internos, se han podido apuntar el tanto de que la Unión Europea haya asumido las tesis de España sobre Gibraltar y haya dado a la Moncloa el poder de veto sobre cualquier decisión que afecte al Peñón.

PALABRAS QUE "IMPIDEN AVANZAR"
Ramón Jáuregui, portavoz del PSOE en el Parlamento Europeo, aplaude que se haya superado "la apuesta imperialista de Margallo" y la asunción del "tono más ponderado de Dastis". "Eso sí -añade-, sin renunciar a considerar que hay una oportunidad para revisar este contencioso. Pero lo que está claro es que un problema que se arrastra desde hace tres siglos no se puede solucionar en tres años". Jáuregui considera que, como en todas las negociaciones, hay palabras clave que "impiden avanzar" y en este caso una de ellas es la palabra "cosoberanía". En su opinión, España debe aprovechar este momento para mejorar su imagen entre los llanitos y aparecer como "una facilitadora del futuro del propio Peñón". Para el portavoz socialista la prioridad es resolver "los problemas del aeropuerto, lasaguas, la frontera y el sistema fiscal". "Acabemos con la opacidad fiscal", subraya, una voluntad que también comparte el Ejecutivo de Rajoy. Antonio López-Istúriz, secretario general del PPE y eurodiputado, destaca desde Estrasburgo que la Unión Europea deberá mantener su presión sobre Gibraltar para acabar con este paraíso fiscal.

"Ciudadanos no va a perder ni un minuto de sueño en ampliar el territorio español. Por mí que pongan la bandera que quieran, pero que los gibraltareños vivan de su trabajo y no su situación fiscal privilegiada", se queja Javier Nart, eurodiputado del partido naranja. Nart considera que la posición actual del Ejecutivo de Rajoy en este asunto es "intachable" e "impecable" sea "lo más discreto posible". "Margallo se equivocó profundamente en este tema y no digamos [Miguel Ángel] Moratinos, que cometió el desatino de aparecer en el Peñón", comenta. El representante de Ciudadanos lamenta la "borrachera de populismo" de los políticos británicos que ahora están protegiendo a "30.000 privilegiados" y no tuvieron "ningún problema de entregar millones de chinos de Hong Kong a una dictadura comunista".

LA PARTICIPACIÓN DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA
El PSOE, además, considera que en este asunto, por parte de España, también debería tener voz la Junta de Andalucía puesto que cada día miles de trabajadores del Campo de Gibraltar cruzan la verja y los ciudadanos del Peñón salen al territorio andaluz a hacer su vida diaria.

El eurodiputado de Ciudadanos destaca que la Junta debería "participar en la delegación, pero nunca como un interlocutor separado". "El futuro de Gibraltar es algo que debe resolverse de manera bilateral, entre el Reino Unido y España, se ponga el alcalde de Gibraltar como se ponga. Y digo alcalde, no ministro principal. Porque Picardo es alcalde de 30.000 gibraltareños", afirma. 

Temas relacionados