Diario Córdoba | Lunes, 22 de mayo de 2017

Culturalismo y compromiso

Joaquín Pérez Azaústre publica 'Vida y leyenda del jinete eléctrico'

Francisco Onieva 01/02/2014

Partiendo del convencimiento de que el compromiso del poeta ha de ser, en primera instancia, con el lenguaje, materia con la que trabaja y, a través de la cual, se comunica con el resto de la humanidad, y después de profundizar en una identidad individual en Las Ollerías (Visor, 2011; XXIII Premio Internacional de Poesía Loewe), Joaquín Pérez Azaústre apuesta en su nuevo poemario Vida y leyenda del jinete eléctrico , merecedor del XXIII Premio de Poesía Jaime Gil de Biedma, por definir una identidad colectiva y para ello mira hacia fuera, pero siempre desde su propia interioridad, con la intención de dar testimonio de la sociedad convulsa en la que se incardina su existencia y de los conflictos que la constriñen. Esta forma de mirar es la vía que permite al autor mantener la coherencia con el resto de su producción poética, al tiempo que contribuye a que el discurso suene auténtico.

Para semejante propósito, el autor recurre a la técnica del "poema río" ("el poema el poema largo el poema río el poema canto"), que ha resurgido con inusitada fuerza en los últimos años --La tumba de Keats de Juan Carlos Mestre, Entreguerras de Caballero Bonald, Canción en blanco de Alvaro García o Alma Venus de Pere Gimferrer--. Dicho molde constructivo permite que en un único texto convivan, dándose la mano, las diversas caras, aristas y vértices de una realidad poliédrica y en continua transformación, bien sea a través de la diversidad temática, la identificación de diferentes planos temporales en el poema --que algunos críticos definen como un fresco de la historia del siglo XX-- o la adopción de una estructura conversacional en la que se amalgaman multitud de voces que, en una armónica polifonía, buscan respuestas y se cuestionan la realidad toda al tiempo que se plantea una ruptura de la sintaxis y una apuesta por un lenguaje innovador que va más allá de la omisión de los signos de puntuación y de las mayúsculas y que reside en la confianza en la metáfora sorprendente como instrumento para hacer reflexionar al lector.

Además de la estructura, el otro elemento que contribuye a que los treinta y seis fragmentos en que se divide el poema puedan ser leídos tanto en su conjunto como de un modo exento es la figura del jinete eléctrico, que nos remite al film de Sidney Pollack protagonizado por Robert Redford y Jane Fonda, y que, más allá del hilo conductor que supone la filmografía de Robert Redford, es el propio yo poético ("soy también el jinete / que hoy llegó para estar en su propio lenguaje").

En este sentido, debemos destacar que, por debajo de antropónimos y topónimos que nos remiten a la cinematografía y al mundo norteamericano, se esconde una realidad muy cercana a todos nosotros que es abordada por la mirada desengañada y comprometida de un joven ya no tan joven que, como todos sus compañeros de generación, se siente estafado al ver cómo la ineptitud, la corrupción y la falta de valores morales han desintegrado un futuro que parecía halagüeño y que, ahora, más que nunca, se revela inestable. Así, en el poema se entrecruzan, sin caer en lo panfletario, las referencias a la crisis de las instituciones, al descrédito de nuestros representantes políticos, a la vergonzante amnistía fiscal, a los infames recortes sociales, a la interesada anulación del estado del bienestar, a la inmoral privatización de la sanidad y de la educación, al abyecto papel de los bancos en la situación actual, a los ignominiosos desahucios, al desamparo jurídico de los más necesitados, a la denigrante cifra de parados, al inevitable empobrecimiento de las familias --muchas en el umbral de la pobreza--, a las ruines y asfixiantes hipotecas, a la precaria situación del trabajador... en suma, al suicidio colectivo al que se nos aboca sin remisión con tal de mantener el bienestar de los que más tienen y que nos ha hecho retroceder varias décadas. El dolor, por tanto, es la materia de la que está hecho este poema, "porque todo es poesía más allá del desgarro".

Ante esta crisis de la democracia y del agonizante capitalismo, propone una sociedad basada en la justicia y que debe "recuperar el primer mandamiento / su caricia total en la fe del paisaje". Por eso, aunque concluye un fragmento con cierto pesimismo ("en serio vámonos esto ya está perdido / nuestra época ha pasado y es hermoso saberlo"), insta a la lucha cívica: "volveremos a ser nuestro golpe desnudo / y juntos lucharemos por bocanadas de aire". Esta reivindicación de la justicia y la libertad es una contienda épica, lo que justifica la enorme presencia de alusiones a la cultura grecolatina, fundamentalmente la Ilíada ("patroclo sin jubón acampa ante el congreso"). De este modo, el poeta contrae un compromiso con la realidad presente, pero sin caer nunca en lo panfletario.

Estamos, sin lugar a dudas, ante el mejor y el más ambicioso poemario del escritor cordobés, donde asume, desde la vanguardia y el 27 español, una tradición que recoge el espíritu heterodoxo de los novísimos y el postismo, al tiempo que intenta hacerse eco de lo que sucede en calle, demostrando que hoy, más que nunca, las categorías en poesía han estallado, con lo que el poeta puede afirmar sin complejos: "hoy voy a darlo todo el idioma o la vida / culturalismo compromiso".

 

 

 

 

 

 

 

'Vida y leyenda del jinete eléctrico'. Autor: Joaquín Pérez Azaústre. Editorial: Visor. Madrid, 2013