+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

NIETA DEL EMPERADOR AKIHITO

La princesa Mako pospone su boda dos años

La nieta mayor de Akihito retrasa el enlace para "pensar sobre el matrimonio"

 

La princesa Mako y su prometido, Kei Komuro, en pasado septiembre. - AFP / SHIZUO KAMBAYASHI

EL PERIÓDICO
06/02/2018

Las cosas de palacio deberán ir más despacio. La boda entre la princesa Mako de Japón, la nieta mayor del emperador Akihito, y su prometido Kei Komuro, antiguo compañero de universidad, anunciada para el próximo 4 de noviembre se pospone hasta el año 2020. Según ha informado este martes la Casa Imperial, "la princesa se ha dado cuenta de que no hay tiempo suficiente para todos los preparativos”. “Creemos que pudimos apresurarnos en varios aspectos", ha señalado Mako. Ahora los prometidos, de 26 años, quieren dedicar "suficiente tiempo a pensar sobre el matrimonio y a prepararlo".

La fecha inicial del enlace de Mako y Kei Komuro, fue anunciada hace tres meses, después de que en septiembre la pareja hiciera público su compromiso entre un gran revuelo mediático en Japón. Contraer matrimonio con un plebeyo supondrá para la nieta mayor del emperador Akihito perder sus derechos y deberes como miembro de la familia imperial nipona.

Abdicación del emperador
La princesa Mako también ha destacado en la nota oficial que se ha hecho pública este martes el retraso de la boda hasta el 2020 permitiría que esta tenga lugar después de una serie de acontecimientos importantes, como la abdicación del emperador Akihito, prevista para finales abril del año próximo.

La princesa Mako es la hija mayor del príncipe Akishino, segundo hijo del emperador y segundo en la línea sucesoria al trono del Crisantemo tras el príncipe heredero Naruhito. Este futuro matrimonio ha reabierto de nuevo el debate en Japón sobre la necesidad de reformar la normativa que rige la casa imperial nipona desde el año 1947, que establece que las mujeres que nacen en su seno pierden su estatus de realeza al casarse con un varón que no es de sangre real, algo que ha reducido sustancialmente el número de sus integrantes.