+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

LA LACRA DE LOS ABUSOS

Cinco mujeres acusan al cómico Louis C.K. de conducta sexual inapropiada

Confirman en 'The New York Times' que se masturbaba ante mujeres. Suspende el estreno de su polémica última película

 

Las denuncias por acoso se multiplican y acaban con el miedo al poder. - ATLAS

IDOYA NOAIN
10/11/2017

El muro de silencio que durante largo tiempo ha protegido el acoso y el abuso sexual sigue cayendo testimonio a testimonio. El último en quedar expuesto como un supuesto agresor ha sido el cómico Louis C.K., un gigante del género, al que cinco mujeres que han hablado con ‘The New York Times’ han acusado de conducta sexual inapropiada.

El artículo publicado este jueves coloca blanco sobre negro rumores que circulaban desde hace años sobre el prestigioso e influyente cómico, que con su estilo confesional y autocrítico y abordando temas como el sexo, la ética, el racismo, la decencia, la masculinidad y el feminismo se ha hecho uno de los mejores en stand up y ha triunfado también con series de tintes autobiográficos como 'Louie'. Esos rumores se habían intensificado recientemente y apuntaban a que solía masturbarse frente a mujeres.

Hace un par de años se publicaron online, corrían entre círculos de cómicos, periodistas y la industria audiovisual y como en el caso de Harvey Weinstein se habían plasmado de forma más o menos directa en trabajos de quienes habían oído directamente a las mujeres. Quien más expresamente lo hizo fue la cómica Tig Notaro, a la que el propio Louis C.K. apadrinó, que no solo dedicó a los rumores un capítulo en la serie que él producía sino que empezó a exigirle públicamente que abordara las acusaciones.

Las acusaciones
Las que han llegado al 'Times' son las de dos cómicas, Dana Min Goodman y Julia Wolow, que denuncian que Louis C.K. se desnudó y se masturbó ante ellas en una habitación de hotel en un festival en el que coincidieron en 2002.  Otra artista, Abby Schachner, asegura que en 2003 Louis C.K. se masturbó mientras hablaban por teléfono.

Una cómica más, Rebecca Corry, que en 2005 trabajaba en el piloto de una serie en que él aparecía de invitado, ha contado que le pidió masturbarse frente a ella. Se negó indignada y recordándole que él tenía una hija y una esposa embarazada. “Se puso rojo y me dijo que tenía problemas”, ha contado. También ha dicho que más adelante le llamó para disculparse por haberla “acorralado en un baño”, algo que no sucedió, al menos no con ella.

Una quinta mujer, que ha querido mantener el anonimato, ha rememorado que en los años 90, cuando era una veinteañera que trabajaba en la producción de una serie donde Louis CK era guionista y productor, él repetidamente le pidió que le observara masturbándose, a lo que ella acabó accediendo. “Sabía que estaba mal”, le ha dicho al Times. “Abusó su poder”.

“No va a contestar preguntas”
Días antes de publicar la información el 'Times' contactó al publicista del artista, que el martes respondió escuetamente diciendo que “Louis no va a contestar preguntas”, la misma actitud que ha tenido últimamente frente a los rumores, tras haberlos ignorado inicialmente. Este jueves, tras la publicación del artículo, se suspendió abruptamente la fiesta del estreno de su última película, 'I love you, daddy', así como una aparición en el programa televisivo de Stephen Colbert. Por la noche HBO anunció que ha sacado al cómico de un especial para recaudar fondos contra el autismo que tenía previsto emitir el día 18. Asimismo, la cadena informó de que  de sus servicios on demand todos los proyectos antiguos que tenía de Louis C.K.

'I love you, dady', que el cómico ha dirigido, escrito y protagonizado, ya había causado revuelo desde que se estrenó en Toronto. En un blanco y negro con ecos del Manhattan de Woody Allen, aborda la historia de un guionista de televisión (reflejo del propio Louis C.K.) cuya hija de 17 años es seducida por un productor sospechoso de ser pederasta. Incluye, además, una escena en que un personaje pretende masturbarse ante la gente.

Tras verla un crítico dijo que se siente como “un inventario moral ambiguo y una excusa de todo lo que permite a los depredadores sexuales prevalecer: secretos abiertos, masculinidad tóxica y gente poderosa a la que se le da el beneficio de la duda”.