+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

OPERACIÓN ANTIYIHADISTA

Tres detenidos en Barcelona, investigados por el atentado yihadista de Bruselas

Al menos 8 detenidos en registros en Barcelona, L'Hospitalet, Cornellà, Santa Coloma, Ripollet y Masquefa / La investigación, dirigida por la Audiencia Nacional, apunta a conexiones del crimen organizado con organizaciones terroristas

 

ANTONIO BAQUERO / ÁNGELES VÁZQUEZ
25/04/2017

Lunes 21 de marzo del 2016. En el aeropuerto de Zaventem en Bruselas nadie sospecha que, dentro de apenas 24 horas, ahí va a producirse el mayor atentado terrorista en la historia de Bélgica. En ese momento, en la terminal, tres treintañeros marroquís esperan para tomar un avión a Barcelona. Es un día complejo en el aeródromo. Hay huelga y varios vuelos han sido cancelados, entre ellos el de los jóvenes, que acaban optando por volar a la capital catalana haciendo escala en París.

Los tres vuelan con papeles falsificados. Ponen fin así a una semana en la capital belga, donde han hecho noche en varios apartahoteles y han tenido contacto con varios individuos. Algunos de sus contactos se mueven en el disfuso ecosistema criminal belga, donde el tráfico de drogas, de armas y el yihadismo se solapan. Sobre todo, durante esos días, se han visto en varias ocasiones con Yasin Attar, un marroquí que juega un papel central en el caso.


Horas más tarde, a primera hora de la mañana del 22 de marzo, una célula terrorista vinculada al Estado Islámico ataca en el aeropuerto de Zaventem y en la estación de metro de Maelbeck, causando la muerte a 32 personas y heridas a 340. Cinco días después, la policía detiene a Yasín Attar, a quien acusa de haber proporcionado apoyo logístico a los terroristas autores de la masacre.

 A la izquierda, los hermanos Khalid y Brahim. A la derecha, Najim Laachraoui.

Yasín Attar, que desde entonces sigue en prisión, es muchas cosas a la vez. Presuntamente involucrado en el tráfico de drogas, es primo de los hermanos Ibrahim y Khalid Bakraoui, que se hicieron estallar para cometer los atentados (uno en el metro y otro en el aeropuerto). Y además es hermano Oussama Attar, el yihadista veterano de la guerra de Irak considerado el cerebro de esos ataques y que es el yihadista más buscado de Europa.

 


Oussama Attar.

Los policías belgas rastrearon la actividad de Attar en los días y semanas previos al atentado. Fue ahí donde aparecieron los tres marroquís. Tras conseguir aclarar cuál era su identidad, pues se movían con documentación falsa, los investigadores lograron saber que residían en Barcelona. La jueza belga que investiga los atentados pidió entonces la colaboración a la Audiencia Nacional. Los Mossos, gracias a un aviso ciudadano que alertaba sobre trapicheo con drogas, ya seguían la pista a varios de ellos.

MOSSOS ENVIADOS A MARRUECOS
Poco a poco, los Mossos, con la colaboración del Cuerpo Nacional de Policía, el CNI y la Policía Federal Belga, fueron tirando del hilo. Hasta la madrugada de este martes cuando, a las 4,30 horas, en el mayor operativo antiyihadista de los últimos tres años, 350 miembros de la policía de la Generalitat irrumpieron de forma simultánea en 12 pisos y locales de Barcelona (en la calle Viladomat), L’Hospitalet de Llobegat, Santa Coloma de Gramente, Cornellà, Masquefa y Ripollet, donde detuvieron a nueve personas: ocho marroquís y un español de entre 31 y 39 años. La operación continuó horas más tarde, a 1.200 kilómetros, en Tánger, donde la policía marroquí, con la presencia de mossos –algo muy poco habitual- y policías nacionales, realizó registros en las viviendas que los detenidos en Barcelona tenían en esa ciudad.

En los registros se localizaron 500 gramos de hachís, 35.000 euros, dos pistolas y un revólver. En conjunto, los detenidos han sido acuados de pertenencia a organización terrorista, grupo criminal relacionado con el tráfico de drogas, tenencia ilícita de armas, blanqueo de capitales y apropiación indebida.

No obstante, seis de ellos no tienen, en principio, vinculación con el yihadismo. Se trata presuntamente de personas dedicadas al tráfico de drogas que, además, atraca a otros narcotraficantes para robarles y vender su mercancía. Eso sí, se investiga si los beneficios que obtenían del narcotráfico servían para financiar la yihad.

PRIMERA NOTICIA EN BÉLGICA
Los tres que viajaron a Bruselas son los que centran las pesquisas pues la policía de la Generalitat les acusa de pertenencia al Estado Islámico y de haber colaborado en el atentado de Bruselas. Las investigaciones se centran ahora en determinar cuál fue la actividad de los detenidos durante los días que pasaron en la capital belga: es decir, si forman parte de la célula yihadista o si solo conocían a los terroristas de Bruselas por su vinculación como traficantes.

La prensa belga, donde los arrestos en Barcelona han sido la noticia de portada durante toda la jornada, informó de que el objetivo de la redada era Oussama Attar, el cerebro de los atentados. No obstante, fuentes de la investigación han informado a este periódico que Attar no está detenido y que su presencia nunca ha sido detectada en Barcelona.

Temas relacionados