+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

LA GESTIÓN DE LA PAZ

Los presos de ETA presionan a Urkullu a favor del acercamiento

El colectivo reclama a los gobiernos vasco y navarro que hagan todo lo posible para acabar con la dispersión / Pretenden aprovechar el desarme para conseguir un traslado masivo a una cárcel alavesa

 

Iñigo Urkullu, durante el pleno de investidura en el Parlamento Vasco. - EFE

AITOR UBARRETXENA
15/04/2017

Apenas unos días después del desarme de ETA, el colectivo de presos de la banda (EPPK, por sus siglas en euskera) se ha apresurado a aprovechar la inercia de esa jornada, que suscitó un gran consenso político en Euskadi, Navarra y el País vascofrancés, para intentar acelerar el acercamiento de los reclusos a prisiones cercanas a sus domicilios. Y se ha dirigido directamente al lendakari, Iñigo Urkullu, y a la presidenta de Navarra, Uxue Barkos, a quienes ha reclamado que hagan "todo" lo que estén su mano para lograr que los presos sean trasladados a la cárcel alavesa de Zaballa.

La exigencia va más allá, ya que en el caso del lendakari, los presos consideran que no tiene únicamente “responsabilidad”, sino también “capacidad” para acabar con la dispersión. De esta manera, apelan a las negociaciones que mantiene el PNV con el PP para la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado, y al hilo directo del propio Urkullu con el presidente del Gobierno Mariano Rajoy.

APOYO DE VITORIA Y PAMPLONA AL DESARME
El llamamiento del EPPK no es ajeno a la participación de los gobiernos de Euskadi y Navarra en el propio proceso de desarme. Aunque muchas de las gestiones realizadas por ambos ejecutivos para que la entrega de las armas culminara con éxito estuvieron marcadas por la discreción, también protagonizaron actos públicos. Por ejemplo, Urkullu, Barkos, y el presidente de la Mancomunidad de Iparralde (País vascofrancés), Jean René Etchegaray, mantuvieron una reunión de trabajo con el coordinador de la Comisión Internacional de Verificación (CIV), Ram Manikkalingam, apenas tres días antes del desarme. Este encuentro sirvió para dar cobertura institucional a los verificadores, que temían que se reprodujera lo ocurrido en 2014, cuando tuvieron que declarar en la Audiencia Nacional tras aparecer en un vídeo junto a miembros de ETA que entregaban una pequeña cantidad de armas.

El respaldo de Vitoria y Pamplona al proceso diseñado para que la banda se deshiciera de sus arsenales ha sido total, e incluso el propio lendakari compareció, el mismo día 8 de abril, junto a Manikkalingam para felicitarse por el desarme. En esa misma cita, apeló al Plan de Convivencia y Derechos Humanos de su Ejecutivo, que reclama una “reorientación” de la política penitenciaria para favorecer la reinserción de los presos de ETA.

También los partidos políticos que sustentan ambos Ejecutivos, es decir, PNV y PSE en el caso vasco y Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e Izquierda Ezkerra en Navarra, protagonizaron un acto junto a todos los sindicatos vascos en vísperas de la entrega a las autoridades francesas de las localizaciones de los ‘zulos’. Esta imagen de unidad, en la que únicamente faltaba el PP, también quiere ser aprovechada por la izquierda aberzale como referente de “una nueva etapa” en la que reclamaciones como el acercamiento de los presos deben ser respaldadas en ambas Cámaras con una gran mayoría.

“EL SUFRIMIENTO DE LOS FAMILIARES DE LOS PRESOS”
En su comunicado, publicado esta semana en el diario Gara, el colectivo de presos etarras considera que su traslado a la prisión de Zaballa supondría "poner fin al sufrimiento" de sus familiares. Esta medida, además, sería un “paso que ayude a traer la paz a Euskal Herria".

En su presión a los gobiernos de Euskadi y Navarra, el EPPK sostiene deberían “tomar ejemplo" del presidente de la Mancomunidad de Iparralde, el alcalde de Bayona, Jean René Etchegaray, a quien agradece su "actitud clara, sincera y constructiva". El regidor cedió las instalaciones del Consistorio, así como varias instalaciones públicas de la localidad vascofrancesa, para que se celebrara el denominado ‘Día del Desarme’, que incluyó charlas, conferencias y el gran acto final en la plaza Paul Bert.

Sin embargo, la estrategia de Sortu y del propio colectivo de presos también ha recibido críticas internas. El Movimiento pro Amnistía y contra la Represión ha convocado una manifestación en Bilbao para el 24 de junio para reclamar la amnistía de todos los encarcelados y exiliados, con el lema 'Nunca más arrodillados. Entre todos lo conseguiremos'. Apostar por el acercamiento, a su juicio, impide solucionar de forma definitiva el 'conflicto' entre Euskal Herria y los Estados español y francés.

Temas relacionados
 
 
   
1 Comentario
01

Por jose 11:26 - 15.04.2017

Aquí no hay ningún conflicto vasco, la mayoría son asesinos y hay que tratarlos como tales, y si se llevan a Alava, será a los que les corresponda, como a otro cualquiera, familias tienen todos, aunque no sean vascos. Pero ya sabemos cual, será el final. Que Rajoy pactará, a escondidas, como ya lo hizo con Aznar, y él estaba de vicepresidente