Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

REFLEXIONES

EDUCAR, ALGO MAS QUE INSTRUIR

ISABEL AG ERAISABEL AG ERA
25/05/2005

 

Existe una diferencia sustancial entre educar e instruir. Para instruir basta con saber. Para educar es necesario "ser". No hay destino digno sin cultura, no hay cultura sin valores, no hay valores si no hay docentes capaces de vivirlos.

La educación está adquiriendo una importancia cada vez mayor; nadie duda hoy de que es el elemento clave para combatir la pobreza, aumentar la productividad y formar personas autónomas y ciudadanos honestos y responsables. La educación es, o puede llegar a ser, la tarea humanizadora por excelencia, el medio por el que cada persona se plantee y alcance su plenitud.

Y estas aseveraciones de las que hoy nadie duda han sido siempre la tónica que ha elevado al maestro a la categoría más noble, ya que en sus manos ha estado, y sigue estando, la posibilidad de formar personas comprometidas, justas y solidarias o ciudadanos resentidos y violentos. Pero una seria reflexión debe imponerse: si queremos, si precisamos, hombres de calidad, nos urge tener maestros de calidad, capaces de entender y poner en práctica un liderazgo nuevo: el maestro, hoy, es el hombre o mujer que no puede limitarse a dar conocimientos sino, como educador comprometido, implicarse en los problemas de sus alumnos. Se precisan maestros que entiendan que los conocimientos no se imponen sino que investigan y promueven y que las mentes no se moldean sino que se guían y tutelan.

La educación, concebida no sólo como mera instrucción, es la única forma de encontrar al ser humano, y es el mejor medio para salvaguardar su dignidad. Pero obliga a un esfuerzo constante de maestros, de padres, de la sociedad, de las autoridades educativas, ya que no hay, ni puede haber, beneficio sin costo, y la suprema contribución al futuro exige educadores de la humanidad, maestros de valores y proyectos, porque conocer sólo información es de maestros incompletos

 

Última hora

Las noticias más...