+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Los servicios turísticos de Semana Santa elevan el IPC anual al 1,2%

En el repunte influyeron algunos alimentos, los carburantes y los alojamientos de vacaciones. La inflación se sitúa en su cota más alta desde noviembre, tras una subida del 0,1% en marzo

 

Los servicios turísticos de Semana Santa elevan el IPC anual al 1,2% -

Redacción
14/04/2018

Los servicios turísticos por la Semana Santa contribuyeron a que el índice de precios de consumo (IPC) se elevara el mes pasado hasta una tasa interanual del 1,2%, su cota más alta desde noviembre pasado, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). El indicador registró un alza del 0,1% en marzo, impulsado en gran parte por los precios de los paquetes turísticos, que en el 2017 registraron una gran estabilidad. Este cierto recalentamiento de la economía se moderará, con un IPC en torno al 1%, según el Ministerio de Economía.

La patronal CEOE asegura que los precios disminuirán en abril y reclamó moderación salarial. Por su parte, UGT y CCOO volvieron a insistir en la necesidad de revalorizar las pensiones por encima del 0,25% establecido por el Gobierno para que los beneficiarios recuperen poder adquisitivo.

Los costes salariales, por su parte, con 2.020,14 euros, registraron en el cuarto trimestre del año pasado un incremento del 0,5%. Si se le añaden los otros costes, como las cotizaciones sociales, el alza fue del 0,7%. En cuanto al incremento medio acordado en los convenios, este se situó en el 1,53% en marzo, según datos del Ministerio de Empleo.

En el repunte de los precios en marzo influyeron alimentos como las legumbres y hortalizas; los carburantes, así como los paquetes turísticos y los servicios de alojamiento ligados a la Semana Santa. En concreto, los grupos con mayor influencia positiva en el aumento de la tasa anual fueron los epígrafes de alimentos y bebidas no alcohólicas, cuya tasa se incrementó cinco décimas y se situó en el 1,4%. El transporte, con una variación anual del 1,4%, se quedó tres décimas por encima de la del mes anterior; ocio y cultura, que aumentó su tasa cuatro décimas, hasta el 1%, y hoteles, cafés y restaurantes, que presentó una variación del 2,2%, una décima superior a la del mes anterior.

El único grupo con influencia deflacionaria que destacó fue la vivienda, cuya tasa descendió cuatro décimas y se situó en el 1%, a causa de que los precios de la electricidad descienden este mes más que en marzo del 2017. También influye, en menor medida, la bajada de los precios del gas, que en cambio el año pasado subieron.

Destacó en la evolución de los precios al final del primer trimestre el alza de precios del gasóleo para calefacción, frente a la disminución de precios anotada en el 2017. Por rúbricas, las que más elevaron sus precios en tasa mensual fueron el calzado de niño (+6%); complementos y reparaciones del vestir (+5,8%) y la ropa de niño y bebé (+5%).

Por el contrario, los mayores descensos mensuales se registraron en la calefacción, el alumbrado y la distribución de agua (-4,1%); el pescado fresco y congelado (-0,8%) y los preparados de legumbres y hortalizas (-0,7%). En tasa interanual, los que experimentan más descensos de precios son las patatas y preparados (-7,2%), las legumbres y hortalizas frescas (-3,4%), y el azúcar (-2,1%). En el lado opuesto, los mayores ascensos en el último año lo experimentan los aceites y grasas (+6,3%), los huevos (+6,2%), la carne de ovino (+4,6%) y agua mineral y refrescos (+4,4%). La tasa de variación anual de la inflación subyacente (índice general sin alimentos no elaborados ni productos energéticos) aumentó una décima, hasta el 1,2%.