+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

MERCADO DE TRABAJO

Crece la presión contra la reforma laboral tras 6 años de aplicación

Los sindicatos y el PSOE exigen la derogación de la norma por haber generado pobreza y desigualdad. El Gobierno tiene sobre la mesa un cambio en las modalidades de contratación para reducir la precariedad

 

Manifestación en Barcelona contra la reforma laboral de la coordinadora CICLO. - ALBERT BERTRAN

ANTONI FUENTES
10/02/2018

El día 10 de febrero del 2012 ha quedado marcado como una fecha clave en la reciente historia del mercado de trabajo. En plena crisis y con una destrucción masiva de empleo, el Gobierno del PP aprobó una reforma laboral exprés que ha dejado una profunda huella y que, seis años después de su puesta en marcha, concita una presión creciente para cambiarla o dar marcha atrás.  

El Ejecutivo del PP se ha convertido, de hecho, en el único defensor de la reforma laboral, aunque tampoco a capa y espada puesto que tiene sobre la mesa una modificación de algunos aspectos como las fórmulas de contratación para intentar atajar la elevada temporalidad (26,7%), una de las asignaturas pendientes del 'decretazo' de hace seis años. 

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, y el presidente Mariano Rajoy presumen de la fuerte creación de empleo de España en los últimos años como principal argumento en respuesta a las críticas a la reforma del mercado de trabajo acometida. En el 2017 se alcanzó una creación de 490.300 puestos de trabajo, con lo que se llegó a una cifra global de 18,9 millones de ocupados, y finalizó con una reducción de la tasa de paro hasta el 16,65% frente al 22,5% que había a final del 2011.

La cara B del empleo
Hasta ahí las cifras positivas de la evolución del mercado laboral que el PP atribuye, entre otros factores, a la flexibilidad introducida por la reforma de hace seis años. El precio que se ha tenido que pagar para favorecer esa creación de empleo ha sido una abultada temporalidad y precariedad de los contratos y una "devaluación interna" de las condiciones salariales según varios expertos. El trasvase de poder que introdujo la reforma del 2012 a las empresas y las organizaciones empresariales en la negociación colectiva aceleró, según los sindicatos, esa devaluación, que cuantifican en más de siete puntos desde el 2009 con un 32% de los asalariados que cobran alrededor del salario mínimo interprofesional (SMI) o incluso por debajo de los 736 euros del indicador.

La UGT reclama un plan de choque por el empleo que genere trabajos y salarios de calidad y que acabe con los altos niveles de pobreza y desigualdad que genera entre los trabajadores. El líder de CCOO, Unai Sordo, advirtió unos días del aniversario de la reforma laboral que hay que corregir "cuanto antes" la "apuesta" que el Gobierno hizo por la precariedad porque está provocando fragmentación y segmentación en el mundo del trabajo. 

Uno de los principales focos de precariedad generados por la reforma laboral se produce en la subcontratación de servicios al permitir que los convenios de empresa rebajen las condiciones de los acuerdos sectoriales. El colectivo más popular de los afectados por esta medida son las camareras de piso de los hoteles, que se han organizado en asociaciones de Kellys que presionan para mejorar sus condiciones de trabajo.

Autocrítica del PSOE
El PSOE ha iniciado una campaña de denuncia pública y en el Congreso de los Diputados de las consecuencias negativas de la reforma laboral que centrará la agenda del partido y de su líder, Pedro Sánchez, durante varios días. El grupo socialista hará hasta cinco preguntas al Gobierno sobre la reforma laboral en la próxima sesión de control del Congreso.   

Los socialistas abogan por derogar "totalmente" la reforma laboral del PP. El secretario ejecutivo de Empleo y Relaciones Laborales y exdirigente de UGT, Toni Ferrer, ha defendido que se dé marcha atrás en la reforma laboral del PP y en la que aprobó el Ejecutivo del PSOE en el 2010, que tacha de "error estratégico". "Ni la del 2012 ni la del 2010. Es necesaria una construcción nueva", destacó Ferrer hace unos días en la presentación del balance de la última reforma laboral.  

Manifestaciones en Barcelona y otras ciudades
La reivindicación de la abolición de la reforma laboral ha llevado a miles de personas a la calle este sábado en las manifestaciones convocadas en varias ciudades españolas. "El 10 de febrero del 2012 fue un día de luto para la clase trabajadora", indican en un manifiesto los convocantes de las protestas agrupados en la Coordinadora de Sindicatos y Colectivos por la Lucha Obrera (CICLO).  

En Barcelona, la concentración ha tenido lugar a las puertas de la sede de la patronal Foment del Treball en la vía Laietana y ha contado con la presencia de representantes de varias empresas con conflictos laborales como Titán, que han conseguido frenar un ERE.  

"La contrarreforma laboral del 2012 ha extendido la precariedad laboral e intensificado la pobreza. En 2017, 382.500 trabajadores/as de Catalunya (12%) están en riesgo de pobreza. A pesar del incremento global de ocupación, 39.000 personas se sumaban a la precariedad laboral. El contrato a tiempo parcial que representa más de un 14% del total, y que afecta sobre todo a las mujeres, es una opción forzosa para el 56,6% que busca un trabajo a tiempo completo", denuncia CICLO. 

Blogs
Servicios