+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

LA CONTRACRÓNICA

Tanto viaje para tan poca alforja

El Córdoba cayó nuevamente a domicilio, esta vez en Lugo, y acrecienta la sensación en el cordobesismo de que hay pocas telas con las que tapar las verguenzas de la planificación veraniega

 

Desdibujado, bloqueado y bien defendido, Javi Galán fue el símbolo de la mala segunda parte del Córdoba. - LOF

Un viaje de casi 900 kilómetros y todo un día en coche es el peaje que pagaron ayer un puñado de valientes que se encajaron en Lugo para volver ver morir a su equipo. Un viaje para el que se necesitaban muchas más alforjas que las que el conjunto de Carrión llevó consigo en la expedición a tierras gallegas, nuevo viaje coronado con la decepción en una hinchada que cada vez acude en menos número a apoyar lejos de Córdoba al equipo.

Porque si en Granada fueron tres y en Valladolid cuatro, ayer se encajaron dos tantos en Lugo, que pudieron ser más si los locales, cómodos con la renta en el marcador, no hubieran especulado con el balón y dormido el partido. De nuevo lo más alarmante no es el resultado, sino las sensaciones dejadas por el equipo en su enésima pintada de cara a domicilio.

Ante un rival con tres excordobesistas, la imagen dada invita a un examen riguroso

La intensidad y la presión en todo el campo duraron lo que aguantó el físico de los once futbolistas de blanquiverde. El Córdoba fue perdiendo el pulso del choque conforme pasaban los minutos, hasta encerrarse mirando el reloj para aguantar un empate a cero. Un equipo que ha demostrado hasta ahora que es incapaz de darle la vuelta a un marcador adverso. Los datos, fríos diagnosticadores de una realidad que vuelve a asustar a propios y extraños, indican que el equipo cordobesista no chutó entre los tres palos en toda la segunda mitad. Pobre reacción.

Campabadal subía la banda con la misma potencia con la que dejaba en entredicho la política de fichajes del club en las últimas campañas. Suya fue la asistencia del 1-0 y poco antes casi coló una vaselina de quilates a Kieszek. Bernardo y Juan Carlos cumplieron en sus respectivas funciones, lo que no puede decirse de varios de los que saltaron con la zamarra blanquiverde. La vuelta hasta Córdoba tuvo que ser muy amarga para los ‘locos’ que acompañaron al equipo al Anxo Carro. Y puede que en la próxima salida, vista la falta de alforjas, el equipo se quede solo en terreno enemigo.

REDES SOCIALES

Síguenos en Twitter en @Cor_Deportes

Únete a la última hora de la información deportiva y los reportajes más destacados ...

Toda la actualidad del Córdoba C.F. en el Área Blanquiverde. Y toda la información sobre fútbol en el Especial Liga 2015-16.

Servicios

   
3 Comentarios
03

Por frankcordoba1 19:03 - 13.10.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

ESTA COMPROBADO QUE HOY ESTA DE CENSOR DE COMENTARIOS,EL QUE PERMANENTEMENTE NO ME PUBLICA NINGUNO DE NINGUN TIPO (ni en deportes..ni en local..ni por supuesto politicos))...¿¿SERA POR DEMOCRACIA?..LO SIENTO POR USTED AMIGO,PERO ESO NO ES PERIODISMO...ES PARTIDISMO.

02

Por pacarbrio 14:29 - 13.10.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Yo me fui, para no bostezar,pero mientras este señor meta, cada año, entre 11 y 13 mil. que le hagan su juego, a el se la suda, todos los años, entre 5 y 6 millones a la buchaca, y viva la madre, abadesa!

01

Por Tomichi 11:20 - 13.10.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Este equipo es aburridísimo, el presidente solo piensa en su cuenta corriente, el entrenador a lo suyo osea ni idea y la afición está como drogada y ni protesta. Pues nada así nos va. Bostezando rumbo a ninguna parte.