+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

El comienzo de la escalada

El Córdoba quiere prolongar ante el Sporting las buenas sensaciones con las que dejó el 2017

 

Varios jugadores de la expedición del Córdoba, entre ellos Markovic y Loureiro, pasan su equipaje por el escáner de la estación de tren antes de partir hacia Gijón vía Zaragoza. - MANUEL MURILLO

Francisco Gaitán Francisco Gaitán
06/01/2018

Cualquier alpinista está preparado para superar retos mayúsculos. En primer lugar, un montañero afronta una expedición con varios compañeros con los que prepara, con mucha antelación, la conquista de una cima. Durante dicha planificación no se debe dejar ningún cabo suelto, pues un error de cálculo puede suponer un desastre o, simplemente, rendirse ante los peligros que presenta esa montaña.

Como si se tratara de una cima del Himalaya que supera los 8.000 metros de altitud, el Córdoba emprende desde hoy (16.00 h.) la aventura que supone la permanencia, meta que ahora mismo tiene a cinco puntos. El primer paso ya lo dieron en el ocaso del 2017 con la goleada ante el Reus. No solo por los goles, sino también por las sensaciones que transmitió el cuadro blanquiverde ante un conjunto que solo recibió 17 goles antes de visitar El Arcángel.

Pero ahora queda lo más importante: mantener las buenas impresiones en el final de la primera vuelta y durante toda la segunda vuelta, ese periodo en el que todos los equipos luchan al máximo por cada punto que les lleve a conseguir sus respectivos objetivos. Para ello, Jorge Romero ha convocado a 18 jugadores y ha dejado fuera de la lista, entre otros, a Pinillos, Jaime Romero y Josema, una señal que pone en entredicho su continuidad en El Arcángel.

UNA PLAZA DE PRIMERA / Aunque el Córdoba arrancará el reto que le lleve a la permanencia ante el Sporting, un conjunto asturiano que solo tiene en mente ascender a Primera División solo un año después de perder la máxima categoría. El equipo que dirige Rubén Baraja necesita una victoria que revierta la racha negativa de una victoria en los últimos ocho partidos y que le ha llevado a situarse a siete puntos del play-off.

Hoy, día de Reyes, el Sporting quiere regalarle a su afición una victoria ante el peor visitante de la división de plata, que solo ha sumado cuatro puntos en los que va de campeonato y su única victoria lejos de El Arcángel fue el 0-3 al Albacete, allá por el mes de agosto. Con el objetivo de abandonar esa condición, Jorge Romero, que ha dejado fuer, puede volver a disponer del once que venció al Reus. Con el indiscutido Kieszek en portería, la defensa estaría conformada por Caro, Edu Ramos y Joao Afonso. Esta disposición se formaría cuando el equipo tenga el balón, pero a la hora defender los carrileros Javi Galán, por la izquierda, y Fernández por la derecha complementan el trabajo entorno a la portería de Kieszek, agrupando de este modo a los tres centrales.

El eje de creación será la zona más poblada. Aguza sujetará el bloque, mientras que Caballero y Javi Lara tratarán de construir el juego. Estos tres centrocampistas también tendrán como vías de escape a Galán y Fernández, cuya profundidad resultará determinante a la hora de emplear la velocidad en el contraataque o, presionar la salida con el balón jugado que pretende aplicar Rubén Baraja en sus jugadores.

Pero además de los carrileros, el serbio Jovanovic tratará de mover a la defensa local en la mediapunta, además de los espacios que pueda generar para facilitar así las ocasiones de gol, al margen del apoyo que supone para los jugadores de banda.

Por último, Sergi Guardiola se mantendrá en la punta de ataque para intentar aumentar su cuenta de 11 goles y tratará de aprovechar su movilidad y capacidad de caer en banda para generar desmarques y ocasiones en segunda línea. Todo ello para hacer daño en un equipo que solo ha recibido siete goles en El Molinón -el estadio más antiguo de España, cuya construcción data de 1.908-, esta temporada.

UN REGRESO CAPITAL / El Córdoba pretende reducir con un centro del campo poblado a Sergio Álvarez. El mediocentro sportinguista regresa a los terrenos de juego tras un mes y medio lesionado y el juego de los rojiblancos tiene en este jugador un pilar importante en cuanto al despliegue físico y el orden táctico, junto con Álex Bergantiños.

Desde que llegó al banquillo del Sporting, Baraja ha cambiado el sentido del juego ya que quiere aplicar el estilo de equipo protagonista, a diferencia de su predecesor Paco Herrera, que prefería un bloque replegado para recuperar y salir rápido hacia la portería rival.

El Sporting ha vivido una semana complicada en cuanto a lesiones, ya que en un principio su máximo goleador, Michael Santos, era duda por molestias musculares, aunque ha evolucionado con normalidad y será de la partida en la delantera junto con Stefan Scepovic. Otro futbolista que podía jugar era Roberto Canella, pero no se ha recuperado a tiempo de su rotura en un dedo de una mano y Baraja decidió no arriesgarle. Su lugar lo ocuparía Isma López en el lateral zurdo. Otra consecuencia de la ausencia de Canella es la convocatoria del canterano Cordero.

Otros descartes por lesión de Baraja son Álex López, cuya recuperación de su lesión de espalda se prevé larga, así como Lora por una sobrecarga en un glúteo. Todo ello para medirse a un Córdoba que es el conjunto más goleado de Segunda División, un aspecto que lastra los 25 goles que ha anotado, los mismos que su rival de esta tarde.

Hoy comienza una aventura que se prolongará durante los próximos seis meses. Una subida que estará llena de dificultades pero en cuya cima se encuentra el gran premio de la permanencia. El tiempo corre en contra del Córdoba y por ello, el lugar de partida es idóneo para emprender una dura escalada.

REDES SOCIALES

Síguenos en Twitter en @Cor_Deportes

Únete a la última hora de la información deportiva y los reportajes más destacados ...

Toda la actualidad del Córdoba C.F. en el Área Blanquiverde.

Servicios