Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

CINE

La película ‘La niebla y la doncella’ llena de intriga el Festival de Málaga

Quim Gutiérrez y Aura Garrido dan vida a la adaptación de la novela de Silva. Ha sido dirigida por Andrés Koppel para Tornasol Films y Atresmedia Cine

MAGDALENA TSANIS/ EFE
20/03/2017

 

El sargento Bevilacqua y la cabo Chamorro de las novelas policíacas de Lorenzo Silva vuelven a cambiar de rostro en la adaptación cinematográfica de La niebla y la doncella, con Quim Gutiérrez y Aura Garrido como protagonistas del filme que ayer llenó de intriga y acción el Festival de Málaga.

Dirigida y adaptada por el debutante Andrés Koppel para Tornasol Films y Atresmedia Cine, la película cuenta con el visto bueno del autor de la novela, que aseguró que Koppel «ha entendido la historia» y que los actores ofrecen interpretaciones «consistentes». Silva ha destacado la importancia, en la novela y en el filme, de la atmósfera de la isla de la Gomera, donde sucede la trama: el cadáver de un joven aparece en un bosque y el caso se cierra en falso con la acusación a un político local que queda exonerado en el juicio.

Tres años más tarde, Bevilacqua (Gutiérrez) y su ayudante Chamorro (Garrido) son enviados a la isla para reactivar la investigación, acompañados por la cabo Anglada (Verónica Echegui). «Las novelas de Bevilacqua son novelas de intriga pero también de viajes, el viaje es fundamental», ha señalado Silva. En ese sentido, ha asegurado que Koppel, que además es canario y vive en Madrid, ha dado el peso merecido a la atmósfera opresiva que envuelve a los personajes en la isla y al hecho de que están fuera de su entorno habitual.

El otro factor clave, ha precisado el autor, es que en sus novelas los personajes no matan «por exhibirse o por crueldad gratuita», sino «por las razones por las que la gente mata de verdad». «En España hay 500 muertes violentas al año y obedecen a razones oscuras que tienen que ver con lo más denso e intenso del ser humano. En la película hay tres muertes y todas tienen un motor real e intenso, no se recrea gratuitamente en lo escabroso», ha asegurado. Koppel, también responsable del guión de la recién estrenada Zona hostil, sobre la misión española en Afganistán, ha confesado que lo pasó mal la primera vez que Silva leyó su adaptación, porque se tomó todas las libertades necesarias, pero que la respuesta fue buena.

El director ha contado que antes del rodaje hizo una visita, junto a Gutiérrez y Garrido, a la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil para empaparse del trabajo policial. «Conocer a esas personas ha sido un regalo que me ha hecho la historia; son gente absolutamente preparada, capaz y normal, no viven en el tormento permanente o al menos no lo hacen notar», ha explicado. Sobre esa visita, Aura Garrido ha destacado la normalidad con que en la UCO conviven y trabajan hombres y mujeres. «En la película los personajes tienen un arco y da igual si son hombres o mujeres, no hay distinción, y eso se corresponde con lo que vimos en la realidad», ha dicho. Quim Gutiérrez ha confesado que no leyó la novela original para poder trabajar con más libertad. «Satisfacer a los lectores que han disfrutado con el libro es una batalla perdida, por eso prefiero no leerlo», ha señalado.

Antes que Gutiérrez y Garrido, los detectives Bevilacqua y Chamorro tuvieron los rostros de Roberto Enríquez e Ingrid Rubio en El alquimista impaciente (2002) y los de Jesús Noguero y Mariona Ribas en una adaptación televisiva posterior. «Lo importante al construir un personaje en una película es que sea consistente, y no si se parece o no a su fuente literaria», ha opinado. «Nadie va a rodar a Bevilacqua como yo lo veo, jamás».

Última hora

Las noticias más...