+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

ESPIEL

Relevado el cura que fue condenado por abusos a una monaguilla

El Obispado no le ha otorgado ningún otro destino

 

Ignacio Mora. -

C.A/ EUROPA PRESS
28/06/2017

El Obispado de Córdoba ha relevado al cura de Espiel, Ignacio Mora Vilatella, que fue condenado a cinco años de cárcel por abusar sexualmente de su monaguilla en la parroquia de Villanueva del Duque, sin otorgarle un nuevo destino de momento, según confirmaron a este periódido fuentes de la Diócesis. El relevo se produjo este sábado, con el nombramiento de destinos para una veintena de sacerdotes de la provincia, de forma que Ignacio Mora, que aún oficiaba misa en la iglesia de San Sebastián de Espiel, fue relevado por el sacerdote José Gregorio Martínez, que también se hará cargo de la iglesia de Villaviciosa de Córdoba.

Según informaba ayer Europa Press, la Iglesia Católica está estudiando «la posible secularización» del sacerdote. El Obispado de Córdoba lo había trasladado a la parroquia de San Sebastián de Espiel, poco después de que se denunciaran los hechos ya juzgados, en abril de 2015. La sentencia de la Audiencia de Córdoba no es firme y la defensa anunció un recurso de casación ante el Tribunal Supremo. A dicha separación de su parroquia y sin darle nuevo destino, se suma ahora para el sacerdote, de 50 años, la posibilidad, además, de que pueda ser reducido al estado laical, según Europa Press, hecho éste que constituye una de las mayores medidas que, por parte de la Iglesia, se pueden adoptar contra un sacerdote. En el juicio, el párroco se declaró inocente y negó los hechos, manifestando que no entendía por qué se le juzgaba.

Temas relacionados
 
   
1 Comentario
01

Por alonson 19:29 - 28.06.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Si es cierto, que parece ser que sí, no solo debe d ser encarcelado sino cumplir toda la condena. Por supuesto la Iglesia deberá de expulsarlo. Son ya demasiados los casos en que sacerdotes pederastas quedan impunes.