+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

BUJALANCE

Más de 100 personas participan en las jornadas 'Tus manos pueden salvar vidas'

El 98% de ellos fueron mujeres, que aprendieron sobre la importancia de una pronta y correcta actuación de primeros auxilios

 

Un grupo de personas aprende a dar primeros auxilios, en una imagen de archivo. - MANOLO NEBOT

Agencias
08/03/2018

Profesionales de la Unidad de Gestión Clínica (UGC) de Bujalance (Córdoba) del Distrito Córdoba y Guadalquivir han organizado unas jornadas de puertas abiertas bajo el lema 'Tus manos pueden salvar vidas', donde se han enseñado a más de 100 personas las actuaciones a seguir ante una emergencia.

Según ha indicado la Junta en una nota, a la actividad, organizada con la colaboración del Ayuntamiento de la localidad y Ambulancias Córdoba, han asistido más de un centenar de habitantes de Cañete de las Torres (Córdoba) de todas las edades y el 98 por ciento de las participantes han sido mujeres.

La actividad ha tenido como fin transmitir la importancia de una pronta y correcta actuación por parte de cualquier ciudadano ante una situación de pérdida de conciencia de otra persona que puede ser debida a una parada cardiorrespiratoria. Con este tipo de actividades, se pretende dotar a la población de esos conocimientos básicos que permitan iniciar una primera atención a la persona afectada hasta la llegada del equipo especializado.

La iniciativa ha permitido que las personas participantes, tras la exposición teórica y unas prácticas con muñecos y voluntarios, fueran capaces de identificar una pérdida de conciencia, ausencia de respiración o parada cardiorrespiratoria, así como de alertar a los servicios de urgencias y emergencias a través del 112 o 061, además de aplicar técnicas de reanimación cardiorrespiratoria básica, maniobras de desobstrucción de la vía aérea y controlar hemorragias.

Debido a la alta demanda de la actividad, se han organizado diferentes grupos para que todas las personas puedan poner en práctica lo aprendido.

Se ha desarrollado, en el Edificio de Usos Múltiples de la localidad y ha sido liderada por los enfermeros, Desireé López y Antonio Luna, así como el técnico en emergencias sanitarias, Francisco Zafra, quien ha explicado en directo con la presencia de una ambulancia, el equipamiento de la misma y cómo se realizan y coordinan los traslados por este medio.

Con iniciativas como esta el Distrito Córdoba y Guadalquivir pretende aumentar el número de personas que conocen cómo actuar ante estas situaciones para poner en marcha la cadena de supervivencia en el menor tiempo posible.

Tal y como ha señalado el coordinador de Cuidados de Enfermería de la Unidad de Gestión Clínica, Esteban L. García, "lamentablemente, en algunas situaciones podemos estar ante la presencia de una persona que tenga dificultad respiratoria o riesgo de parada cardiorrespiratoria, debido a un accidente o alguna patología, y es importante contar con las herramientas y el conocimiento de las técnicas básicas necesarias que nos permitan actuar con toda celeridad hasta que lleguen los profesionales sanitarios.

CADENA DE SUPERVIVENCIA

La secuencia de actuaciones que determinan un aumento de la supervivencia tras sufrir una Parada Cardiorespiratoria (PCR), viene descrita en lo que se ha llamado la cadena de supervivencia.

Esta cadena consta de cuatro eslabones bien diferenciados y todos a su vez imprescindibles, dónde la secuencia es: rapidez en alertar al servicio de emergencias sanitarias (061); inicio precoz de las maniobras de reanimación cardiopulmonar (RCP) básica, hasta que llegue el equipo sanitario; desfibrilación precoz, que se refiere al tratamiento eléctrico de la arritmia que ha producido la PCR; y asistencia y traslado al hospital por un equipo de emergencias sanitarias.

Por ello, se hace imprescindible establecer una estrategia de formación en maniobras de RCP básica a toda la población para asegurar los dos primeros eslabones de la cadena y por tanto mejorar la supervivencia de los pacientes que han sufrido una PCR mediante el entrenamiento del personal no sanitario en el manejo inicial de estas situaciones.

Temas relacionados