+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

SOLICITUD PLANTEADA A urbanismo

Los vecinos demandan la retirada de los toldos de veladores que incumplan

Piden una nueva resolución para evitar las «habitaciones» en la vía pública

 

Veladores en la calle La Plata, con sombrillas, que sí están permitidas. - SÁNCHEZ MORENO

ISABEL LEÑA
20/07/2017

Los colectivos vecinales quieren que las medidas adoptadas por Urbanismo para la retirada de veladores y elementos que se dejan por la noche en la vía pública se extiendan a los toldos que no cumplan con la normativa. Así lo planteó el presidente del Consejo del Movimiento Ciudadano (CMC), Juan Andrés de Gracia, que, a su vez, es vocal de Ciudad Física de la Federación de Asociaciones Vecinales Al-Zahara, en la mesa de veladores celebrada la semana pasada para que, «dentro del clima de entendimiento», ir adelantando «futuros trabajos a realizar». En este sentido, De Gracia explica que en la reunión «solicitamos que se trabaje en alguna resolución municipal, similar a las ya firmadas desde Gerencia, para tratar sobre el cumplimiento de las normas relativas a toldajes y elementos externos para la época otoño-invernal».

Hasta ahora, Urbanismo ha emitido tres resoluciones. Las dos primeras, dictadas en abril, implican la retirada de veladores y elementos que se quedan sin recoger dentro del conjunto histórico cuando los establecimientos cierran por la noche. La tercera resolución se difundió el jueves pasado, el mismo día en que se reunió la mesa de veladores. Mediante la misma, Urbanismo retirará veladores y elementos que se quedan en la calle tras el cierre del negocio en toda la ciudad y no solo en el conjunto histórico.

El argumento utilizado para demandar una resolución en ese sentido es que «no puede haber instalaciones permanentes ni cerradas en la vía pública», ya que eso «significaría una ocupación privativa del espacio público que impide su uso general, por lo que su regulación debe ser mediante una concesión administrativa, y no usando el atajo las terrazas». De Gracia recuerda que «los toldos no pueden unir en una sola pieza el establecimiento con la terraza». Además, añade, «no pueden estar cerrados por los laterales y mucho menos por el frontal», ya que «solo se permite por la parte trasera que da a la calzada». A esto se une, según De Gracia, que «las terrazas no pueden tener aparatos de calefacción, ni otros elementos no autorizados que intentan convertir la calle en una habitación del establecimiento».

Estos colectivos proponen también que antes de tomar medidas y «retirar los elementos no autorizados», se trabaje «en la fase informativa y de concienciación» y que se den plazos «suficientes de adecuación».

Por otro lado, tanto el CMC como Al-Zahara consideran que las sombrillas «no pueden situarse delante de comercios sin permiso de estos» para que puedan verse sin problema los escaparates y la entrada de las tiendas. De Gracia piensa que «hay fórmulas de compatibilizar horarios». Otra demanda es que mesas y sillas no se amontonen en la vía pública cuando abra el establecimiento, «sino que deben disponerse en el lugar autorizado», ya que «el apilamiento es peligroso y atenta contra la estética del espacio.

Temas relacionados
 
   
2 Comentarios
02

Por SALVADOR GUZMAN 14:09 - 20.07.2017

Molestan los elementos de los Veladores durante el día, molestan durante la noche. En ninguna ciudad turística, sin tan "delicados" los ciudadanos, en ninguna, menos Córdoba, se quejan tanto. Córdoba a no tener industrias, ni otra fuente de ingresos, sólo dependemos del turismo. Lo estamos espantado. no es de extrañar que seamos la tercera ciudad de España en índice de paro. estas "delicadezas" sólo nos traen más miseria.

01

Por mat y as 10:48 - 20.07.2017

Nadie se opone a que cada cual se gane su vida (profesional) de la mejor manera posible. Pero eso no implica que todo vale. Hay normas y leyes (que ha que cumplir). Este asunto debería estar ya resuelto desde hace mucho tiempo. Después quedará el asunto del cierre (legal) de los bares y pubs por la contaminación acústica. Cerrar significa puerta de los locales cerradas, no que se pare la música, de servir otras bebidas y que los clientes salgan como puedan y quieran (una hora después). La contaminación visual es una cosa, otra la acústica, y ésta afecta directamente la salud de los vecin@s que viven cerca de locales porque hay hosteleros (y clientes) que no respetan la convivencia.