+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

LA CRISIS: DIEZ AÑOS DESPUÉS / 3

Nuevos retos para el comercio

En los últimos diez años, las tiendas han experimentado una caída de las ventas del 49%, una situación a la que el sector debe hacer frente con una mayor especialización, más formación, atención de calidad y una apuesta por las nuevas tecnologías

 

Clientes hacen cola en la caja para pagar sus compras en un comercio de Córdoba. - A.J. GONZÁLEZ

Laura Mármol Laura Mármol
04/02/2018

El comercio de cercanía, el tradicional, fue uno de los primeros sectores en notar la crisis económica. Desde 2007 a 2017, las tiendas de toda la vida han experimentado una caída de sus ventas de un 49%, un dato preocupante más aún si se tiene en cuenta que el comercio es uno de los grandes sostenes de la economía de la provincia, con un tercio del empleo entre sus filas. «Han sido años muy complicados», señala Rafael Bados, presidente de la Federación Provincial Comercio Córdoba. En 2014, los profesionales del sector experimentaron una leve mejoría que, no obstante, no se acerca ni por asomo a las cifras de ventas anteriores a la crisis. Si no se genera riqueza y la población pierde poder adquisitivo, las compras se ralentizan, porque todo el mundo puede pasar sin estrenar una camisa nueva o un par de zapatos de temporada. «En una provincia con un 30% de paro, la gente no puede pensar en consumir mucho», apunta Bados.

Además de los mermados recursos económicos y el miedo a gastar mucho que ha cundido entre la población, hay otros factores que han influido en la caída de las ventas. Según Comercio Córdoba, la liberalización del periodo de rebajas es uno de los problemas a los que se enfrentan los comerciantes, sin olvidar la venta on line. Las compras por internet solo suponen por el momento el 3% de las ventas totales en España, pero lo preocupante es el ritmo de crecimiento, que roza el 27% interanual, y la estimación de que el 20% de los consumidores utilizan de forma habitual los nuevos canales de compra. ¿Qué hacer frente a estas amenazas? Los comerciantes lo tienen claro. Hay que apostar por la formación, la especialización, la calidad, la atención al cliente y las nuevas tecnologías. «Es muy importante trabajar esos aspectos para que podamos salir a flote», comenta el presidente de la federación. De las 540.000 personas que trabajan en el comercio en Andalucía, 500.000 pertenecen al comercio de cercanía. Bados apunta, además, que la presencia de la mujer es muy fuerte en este sector, que ha visto cerrar muchos negocios en esta última década pero que, «con las nuevas aperturas, ha logrado equilibrar la balanza».

Temas relacionados