ENTREVISTA

Matilde Cano DISEÑADORA : "La pasarela Gaudí es una ventana al mundo para crear tendencia"

R. LUQUE R. LUQUE 02/05/2004

NACE EN CORDOBA

FORMACION APRENDE EN CATALUÑA TECNICAS AVANZADAS EN LA INDUSTRIA DE LA MODA

ESPECIALIDAD EL DISEÑO Y CONFECCION ARTESANAL DE VESTIDOS DE FIESTA, CEREMONIA Y NOVIAS

Hace años que visten su estilo chic y glamouroso mujeres de varios continentes, hasta el punto de que Europa ya se le queda pequeña y busca nuevos mercados en Arabia Saudí y Norteamérica. Su firma ha paseado Córdoba por los certámenes de mayor proyección internacional, demostrando que, tejida con tesón y buena mano, una materia prima tan aparentemente efímera como la moda no sólo vence frivolidades sino que puede sobrepasar de largo la penuria de un tejido empresarial tan frágil como es el que la rodea. Pero Matilde Cano sigue siendo la misma mujer tímida y laboriosa de siempre, la que, como esta mañana en su fábrica de Las Quemadas, se rodea de la familia cada vez que tiene que hacer pública su voz para no acaparar sola el protagonismo.

Ni siquiera se concede un momento de respiro para celebrar la noticia de que sus diseños se exhibirán el próximo mes de junio en la pasarela Gaudí de Barcelona. "Es lo máximo a lo que un diseñador puede aspirar. A Gaudí llegan 300 expositores, pero sólo 16 saldremos a la pasarela --dice mientras atiende a unas clientas y abre la puerta a otras--. Es una ventana al mundo que te ayuda a crear criterio y tendencia".

--O sea, que los elegidos vienen a ser como esos comités de sabios de los que hoy todo el mundo quiere rodearse.

--Es que hay una diferencia entre lo que es el proceso industrial, con un aval de empleados y facturación, y lo que es la creación. Cuando te seleccionan como creador pretenden que tú sientes cátedra con tu colección, que ese criterio se haga exportable al consumidor.

--Tengo entendido que el desfile va de trajes de novia, ¿no?

--También llevaremos otros de fiesta. Serán pinceladas de nuestra colección, pero están todavía en los fogones.

--Ya veo que mantiene el misterio propio de todo traje nupcial hasta el día de la ceremonia.

--Nos gusta mantener un poco el secreto, pero te diré que a Matilde Cano siempre le gusta vestir a la mujer para seducir. En este desfile aún deberemos seducir más. Habrá superposición de gasas, líneas muy melifluas, jugando con las insinuaciones y las pequeñas transparencias. Atenderemos a una mujer muy femenina, pero también muy actual.

--¿Y no habrá guiño andaluz?

--Siempre se nos nota la tendencia andaluza, ya sea en volantes, en flecos... Buscamos una mujer con mucho movimiento.

Hablar de moda, y no digamos ya de trajes de novia, en estas anhelantes vísperas de la boda del príncipe heredero lleva categóricamente a preguntar por las consecuencias para el sector derivadas de la magna cita del próximo día 22 en Madrid. "No es que aumenten las ventas, porque se casa el que se iba a casar, pero estas cosas sí que crean escuela --interviene Marisa Gutiérrez, una de las hijas y mano derecha de Matilde--. Existe una gran influencia mediática, y la gente se inspira en lo que ve, es una receptora esponjosa de todo lo que son tendencias".

--¿Cómo hubiera vestido Matilde Cano a la futura reina?

--Hay un protocolo. Doña Letizia es delgada y elegante, vestirla hubiera sido fácil para cualquier diseñador. Será un traje de tejido riquísimo y la línea muy sobria y sencilla. Estoy segura de que no va a cometer ninguna fechoría nuestro amigo Pertegaz.

--¿Saldrán de este taller vestidos para el enlace real?

--Perdemos la pista porque muchas tiendas venden trajes nuestros y, claro, no podemos controlar quién los compra. Sabemos que en la tienda de Sevilla se ha vendido algún traje. Desde allí nos comentaban el otro día por teléfono que, al haberse producido el cambio político y el consiguiente reajuste de invitados, había quienes estaban buscando trajes desesperadamente. Nos preguntaban que si llegaríamos a tiempo con tan poco margen, y por supuesto dijimos que sí.

Pero no todo es boda, y mucho menos para una empresa de las dimensiones alcanzadas por esta firma, con una fábrica de última tecnología, siete tiendas en distintas ciudades españolas y showrooms (centros de exhibición y contacto comercial a lo fino) en Madrid, Atenas y Milán, además de emplear a 65 trabajadoras ("Con lo cual estamos atendiendo un sector poblacional desfavorecido", apunta el gerente, Pablo Serrano). Aparte del himeneo del siglo, está, por ejemplo, la feria de Sevilla, donde se han visto trajes de Matilde Cano, y la de Córdoba, que llegará cuando aún resuene la marcha nupcial en la catedral de la Almudena. "Trabajamos poco el traje de gitana --apunta--. Pero cuando lo hacemos buscamos que ciña el cuerpo. Estamos preparando trajes lisos en colores muy alegres combinados entre sí".

--El mundo del diseño cada vez brilla más en Córdoba: ahí están Ana Torres, su propia hermana; Juana Martín y muchos jóvenes que llegan pisando fuerte. ¿Hay sitio para todos?

--Hay muchos y muy buenos creadores. Y hay mercado para todos. No estamos hablando de provincianismo sino de diseño a nivel internacional. Es fantástico que se ayude a jóvenes valores.

--Parece que los políticos se han dado por fin cuenta de que la moda no es un lujo, sino una fuente importante de ingresos.

--En efecto, tanto desde el Gobierno central como desde la Junta --habla ahora el gerente, su yerno-- se ha entendido que la moda es un instrumento eficaz para vehicular la imagen de España en el exterior, aparte de las connotaciones económicas. También el Patronato de Turismo se ha empezado a mover a nivel local, la presentación de Fitur fue muy interesante, y la verdad es que nos acercamos ya a Italia y Francia en este terreno. Nosotros estamos volcados en la expansión comercial, buscando mercados en los países del Este que se incorporan a la Unión Europea. También preparamos una misión comercial a Moscú y otra a Nueva York.

--Como que ya ni se acordarán de aquel local de 60 metros desde el que usted y su marido arrancaron hace 27 años.

--Claro que nos acordamos, esto es el culmen de mucho trabajo y muchos sufrimientos. Nuestra política siempre ha sido relativamente conservadora, con un crecimiento sostenido, a base de recursos propios y sin grandes alharacas. Porque en las empresas de moda suele haber mucha fachada y poca estructura y nosotros hemos ido a contracorriente. Hace pocos años que nos planteamos una mejor comunicación con el público, que es un camino lento pero muy satisfactorio.

--Ahora que la moda ha llegado por fin a los museos, ¿aspiran ustedes a ver colgados sus modelos en alguno de ellos?

--Alguna vez hemos comentado que deberíamos guardar algunos trajes, por lo que pueda pasar (ríe). Pero lo importante es que durante muchos años la moda ha sido considerada una frivolidad, y por fin se ha entendido que la moda es un arte convertido en negocio. Es una creación artística, aunque sea efímera.

Envio de noticia

Rellene el siguiente formulario para enviar esta noticia a un amigo por e-mail:

Las noticias más...
Última hora