+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

TANATORIOS EN cÓRDOBA

Más oferta en el mundo funerario

 

I.M. / CÓRDOBA
16/01/2018

En la capital cordobesa, actualmente, hay tres tanatorios. El del cementerio de Nuestra Señora de la Fuensanta, ubicado en la carretera de Alcolea, que es de titularidad municipal; y los tanatorios privados pertenecientes a la empresa Tanatorios de Córdoba: uno de ellos ubicado en el polígono del Granadal y otro, en el polígono de las Quemadas. Además de los dos de la capital, esta empresa tiene ocho tanatorios más repartidos por toda la provincia.

El cementerio de la Fuensanta, el tercero de la ciudad, además del de la Salud y San Rafael, comenzó a construirse en 1973, pero su inauguración no se produjo hasta noviembre de 1988. Años más tarde, el tanatorio de este camposanto abrió sus puertas (en concreto el 15 de abril del 2004) prestando un servicio adicional a los enterramientos e incineraciones, que hasta la fecha actual sigue sin ofrecer otro cementerio de la ciudad y que ahora, según el proyecto municipal, prestará también el de San Rafael (sin cremaciones).

Hace aproximadamente un año, la empresa Tanatorios de Córdoba presentó alegaciones contra el presupuesto municipal al pedir la disolución de la sociedad municipal de cementerios por considerar que tendría que haberse disuelto en diciembre de 2015, según las directrices de la ley de racionalización y sostenibilidad de la Administración Local, que obliga a disolver aquellas empresas municipales que incumplan los objetivos de estabilidad presupuestaria. De hecho, esta empresa formalizó una alegación al presupuesto municipal de 2017, en la que, entre otros argumentos, sostenía además que el futuro tanatorio del cementerio de San Rafael incumpliría las leyes de la libre competencia y el mercado, por lo que podría tener consecuencias en su cuenta de resultados de la empresa.

En aquella ocasión, las alegaciones fueron rechazadas puesto que el tanatorio era entonces un proyecto, que no aparecía en el presupuesto municipal del pasado año. Además, se negaba la mayor (la obligación de disolver la empresa) porque se considera que Cecosam logró el equilibrio financiero hace tres años, y también se rechazó el argumento de la competencia.

Temas relacionados