+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

PUESTA EN MARCHA UNA NUEVA CAMPAÑA DE TRÁFICO

Más de 1.600 conductores dieron positivo por alcohol o drogas en Córdoba

Según la DGT, han sido 1.041 los positivos por alcohol y 624 por drogas en lo que llevamos de 2017 en las carreteras de la provincia

 

Control de alcoholemia en la glorieta de acceso de la Carretera del Aeropuerto a la CO-32. - SÁNCHEZ MORENO

EUROPA PRESS / CÓRDOBA
07/12/2017

La Dirección General de Tráfico (DGT) ha registrado en las carreteras cordobesas durante el presente año 2017 un total de 1.665 positivos en los controles de alcohol y drogas, siendo 624 los conductores que han dado positivo en drogas y 1.041 los que lo han hecho por consumo de alcohol, cifras a las que hay que sumar la de los controles que realizan las distintas policías locales en su ámbito de actuación.

Según ha indicado la DGT en una nota, por ello, entre el próximo lunes 11 de diciembre y el domingo 17 se va a poner en marcha una campaña especial de vigilancia y concienciación sobre el riesgo que supone el consumo de sustancias psicoactivas y la conducción.

Durante estos siete días, los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil (ATGC) intensificarán los controles sobre este factor de riesgo causante de casi un tercio de los accidentes mortales. Para ello, se establecerán diferentes puntos de control en todo tipo de carreteras y a cualquier hora del día, donde se realizarán más de 400 pruebas diarias de alcoholemia y drogas a los conductores que circulen por ellas.

Se pondrá especial énfasis en los colectivos policonsumidores, aquellos conductores que se ponen al volante y que consumen habitualmente alcohol o drogas. Con el objetivo de que la campaña se generalice también en las vías urbanas, Tráfico ha invitado a los ayuntamientos de la provincia para que se sumen a la campaña, con el establecimiento de controles en sus respectivos cascos urbanos.

Con este tipo de campaña se quiere crear una mayor concienciación entre los conductores de que no solamente el alcohol y la conducción es un binomio peligroso, sino que también las drogas y la conducción son en numerosas ocasiones sinónimas de muerte.