+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

SOLIDARIDAD INTERNACIONAL

Madre Coraje y el Ayuntamiento de Córdoba colaboran para ayudar a 80 familias campesinas de Perú

Desarrollan un proyecto para combatir el frío y sus consecuencias en un pueblo que está a 4.600 metros de altura

 

Habitantes de Ananiso (Pitumarca-Cusco-Perú), en una imagen facilitada por la oenegé Madre Coraje. - CÓRDOBA

REDACCIÓN
13/10/2017

La oenegé para el Desarrollo Madre Coraje y el Ayuntamiento de Córdoba colaboran para ayudar a 80 familias campesinas de Perú en un proyecto para hacer frente a las bajas temperaturas que soportan en su comunidad, a 4.600 metros sobre el nivel del mar, según informa un comunicado de prensa la propia oenegé.

Para que las familias de Ananiso (Pitumarca-Cusco-Perú) puedan combatir el frío y sus consecuencias , como enfermedades respiratorias, el proyecto de Madre Coraje y el Ayuntamiento de Córdoba ha promovido la llegada de nuevas tecnologías, cocinas mejoradas, falsos cielos o la incorporación de pisos de madera. Además -informa la oenegé-, se están desarrollando cursos de capacitación en el mantenimiento de estas nuevas tecnologías. Otro aspecto fundamental que se viene desarrollando son las campañas de salud integral, que se están efectuando en coordinación con la autoridad local de salud del distrito.

"IMPACTOS FAVORABLES" 

“Este proyecto está generando muchísimos impactos favorables para la población de Ananiso. Dado la lejanía y la altitud que presenta esta comunidad, hasta el momento de intervención del proyecto no se había aplicado ningún tipo de tecnología que le hiciera frente al frío extremo, motivo por el cual la población está interiorizando estos aspectos y los está haciendo propio como réplica para otras viviendas”, ha explicado Gloria Díaz, responsable del área de Ayuda Humanitaria de Madre Coraje.

Otros impactos positivos del proyecto, señala Madre Coraje, son las sinergias de trabajo con la autoridad local en favor de la población. Además, la población está mostrando cambios de conductas para el ordenamiento y limpieza de sus hogares. “Se nota la felicidad de las familias puesto que al contar con un hogar mucho más agradable y cálido, hace mucho más ameno la convivencia familiar”, concluye Díaz.