+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

REPORTAJE

Una demanda que no cesa

La Diputación, alcaldes de cinco municipios, la Confederación de Empresarios y los sindicatos CCOO y UGT reivindican la autovía A-81 por razones de seguridad y de desarrollo económico

 

Nacional 432 a su paso por la provincia de Córdoba. - SÁNCHEZ MORENO

Isabel Leña Isabel Leña
03/06/2018

La conversión de la N-432 en autovía es una demanda que no cesa. La Diputación, alcaldes del eje de esta carretera, la Confederación de Empresarios de Córdoba (CECO) y los sindicatos UGT y CCOO reivindican la autovía A-81 por razones de seguridad y desarrollo económico.

La alcaldesa de Córdoba, Isabel Ambrosio (PSOE), considera «una necesidad» la conversión en autovía de la N-432 «y una urgencia» para «acabar con la sangría de vidas que se cobran los accidentes en una de las carreteras con más altas tasas de siniestralidad». Recuerda que es «un compromiso adquirido por el Gobierno» y «postergado una y otra vez» y piensa que «es una infraestructura fundamental para el despegue económico de los municipios por donde transcurre». Además, opina que «sería una vía estratégica para los planteamientos logísticos de Córdoba, que nos permitiría una comunicación fluida con el área de Granada, Extremadura, y, lo que es más importante, la entrada en Portugal».

Alcaldes de la provincia

El alcalde de Espiel, José Antonio Fernández (PP), piensa que la autovía «hace falta, pero no ahora, sino desde hace muchísimo tiempo», ya que «es una vía que vertebra desde Granada a Badajoz» y a Portugal». Fernández asegura que «la única manera de desarrollar la comarca» es con la autovía o el aumento de potencia eléctrica, que lleva demandando «desde hace muchos años», pero estas peticiones «han ido cayendo en saco roto» porque «no se ejecutan de un día para otro». «Si se hubiera hecho hace 15 años», indica, hoy «estaríamos hablando de otra historia». Además, avisa de que el tramo de Córdoba a Granada «no es fácil por las expropiaciones y el valor de la tierra» y destaca el logro de que «se empiecen a habilitar partidas en los presupuestos para iniciar este proyecto».

El alcalde de Espejo, Florentino Santos (PSOE), afirma que la autovía es «una necesidad importantísima», sobre todo por la «seguridad de los vecinos que transitan por la nacional». Santos sugiere «trabajar todos juntos para ver por dónde irá ese trazado y las posibles variantes que pueda tener para que ningún pueblo se quede aislado». Esta carretera, señala, «es fundamental para el desarrollo de nuestros pueblos».

El alcalde de Castro (IU), José Luis Caravaca, denuncia «el estado en que se encuentra la N-432, sobre todo en el tramo que une Córdoba con Granada». A las razones de seguridad se unen las de «desarrollo de los municipios», ya que la carretera actual «no ayuda» al mismo. Caravaca recuerda que el lunes se reunió el grupo de desarrollo Adegua y aprobó una resolución que harán llegar a Fomento para exigir la autovía.

El alcalde de Baena, Jesús Rojano (PSOE), considera «fundamental que se trabaje en el desdoblamiento de la autovía», aunque es consciente de que no es un proyecto de un año para otro, pero «sí requiere de una planificación y de cierto consenso político con todos los grupos para que sea un objetivo de toda la ciudadanía». Las razones son «el mal estado de la carretera y su trazado, que es peligroso en cuanto a curvas y a bastantes líneas continuas, por el tráfico que hay parte del año de vehículos agrícolas, que hacen que sea más peligrosa». A esto se une que Córdoba y Granada «son las dos únicas capitales que no están conectadas por autovía» y esa vía rápida supondría «la vertebración del territorio en igualdad de condiciones». A Rojano le parece «insuficiente» la partida presupuestaria para el 2018, ya que «ni siquiera servirá para el estudio de viabilidad».

La Diputación y PSOE

El presidente de la Diputación, Antonio Ruiz (PSOE), afirma que «son muchas las razones de peso que nos llevan a reclamar que se nos escuche», entre ellas, «la mejora de la seguridad vial», por sus «numerosos puntos negros y múltiples accidentes, y el desarrollo económico de la zona de influencia, con especial hincapié en la agroindustria, el turismo o el sector industrial».

Por su parte, el diputado socialista Antonio Hurtado lleva tiempo reivindicando que el proyecto «se saque del cajón» y establecer un calendario de inversiones para ejecutarlo.

Empresarios y sindicatos

El presidente de CECO, Antonio Díaz, insiste en que es «una reivindicación irrenunciable» y significaría mucho «para el desarrollo económico de las comarcas que atraviesa».

La secretaria provincial de CCOO, Marina Borrego, opina que «la necesidad de convertir la Badajoz-Granada en autovía es imperiosa» y debe ser «una prioridad». A su juicio, «si queremos crear riqueza, si queremos desarrollo económico y empleo, las empresas y las personas necesitan vías de comunicación adecuadas para poder dar salida a sus productos y servicios y ser competitivos».

El secretario provincial de UGT, Vicente Palomares, considera que «la necesidad de la autovía es clara para evitar muertes», sobre todo, las de «trabajadores que se meten en esa vía a diario y que no es adecuada por su tráfico». Además, hace falta «para dar una oportunidad de crecimiento al norte de Córdoba, porque hay zonas muy deprimidas».

Temas relacionados