+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

REPORTAJE

Cola certificada

El desvío de servicios municipales desde tres centros cívicos a la oficina central casi colapsa Gran Capitán, con larguísimas esperas

 

Sala de espera del edificio municipal de Gran Capitán, ayer. - FRANCISCO GONZÁLEZ

Juan M. Niza Juan M. Niza
07/11/2017

No hacía falta ayer ser un experto en lenguas antiguas orientales para entender perfectísimamente lo que, en arameo, juraban y mormuraban ayer, tras una larguísima espera, los que salían del edificio municipal del Gran Capitán. Y es que el lunes la Oficina de Atención Ciudadana, centralizada en este edificio, asumía además de su trabajo (que supone diariamente de media entre 400 a 500 consultas y trámites) la carga de tres centros cívicos en los que se prestaban este servicios: Norte, Levante y Poniente-Sur.

El caso es que la derivación del trabajo desde los tres centros cívicos incrementó las esperas en Gran Capitán, especialmente a media mañana, con colas que incluso salían del edificio y casi duplicando el número de consultas en mostrador, algo menos entre los que esperaban ser atendidos en mesa para trámites más complejos, resumía ayer José Antonio Campos, jefe del servicio. La paradoja es que esta reducción de prestaciones se debe... A que hay más personal.

Y es que la Oficina ha incorporado a parte de los 62 nuevos trabajadores municipales, 9 en concreto en este departamento, aunque perdiendo a otros que han encontrado plaza en otros servicios. Así, y sabiendo que a los centros cívicos no se puede mandar a alguien que no esté preparado en las decenas de trámites que debe conocer perfectamente (desde el Registro y el Padrón, lo más sencillo y que se atiende en cualquier centro cívico, a cuestiones más complejas como pago de impuestos, multas o firma electrónica) se ha decidido concentrar toda la actividad en la Oficina del Gran Capitán, todo ello para ir formando a los nuevos responsables.

Eso sí, se trata de «un repliegue forzado» y de «un paso atrás para saltar hacia adelante», explica Campos. Y es que, si es posible incluso antes de febrero, la idea es la de reponer el servicio de Atención Ciudadana en los centros cívicos Norte, Levante y Poniente Sur y, además, ampliarlo a los de Sur, Fuensanta, Alcolea y El Higuerón. Mientras tanto... paciencia. Y un consejo: hay menos cola a primerísima hora o al final del horario matinal.