Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

EDITORIALES.

Violencia joven


25/11/2009

 

Los casos de violencia sexista en el segmento de población menor de 30 años revelan la alarmante pervivencia de hábitos de comportamiento que desafían el esfuerzo llevado a cabo en el sistema educativo, las campañas para erradicar la plaga de los malos tratos organizadas por la Administración y la convivencia en democracia. El hecho de que el 40% de las víctimas con órdenes de protección y el 30% de las llamadas al 016 correspondan a mujeres de menos de 30 años no hace más que confirmar que nos hallamos ante un fracaso colectivo, una situación que solo podrá superarse con el empeño de toda la sociedad y el desprestigio de algunos tópicos en circulación. Entre estos últimos, la consideración del perfil masculino autoritario y agresivo como algo inevitable es un modelo que hay que combatir en la escuela y en la familia. Y, correlativamente, es indispensable ahondar en el principio de igualdad en la diversidad. Desde luego, en ningún periodo anterior de la historia del país se han dado las condiciones ambientales y pedagógicas para alcanzar objetivos tan sencillos y necesarios como desprestigiar las ideas machistas, aislar a los violentos y apoyar a las víctimas.

Pero que se den las condiciones no significa que sea fácil acabar con el mal. Es más, el arraigo de una serie de patrones de conducta atávicos es más que evidente. Son los jóvenes los que deben dar el gran paso para acabar con la lacra de la violencia sexista, pero antes hace falta liquidar la herencia recibida.