Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Sisifo

M ROSA FernándezM ROSA Fernández
23/09/2009

 

Cuenta la mitología griega que Sísifo, rey de Corinto, era un héroe audaz que con su habilidad retó a los dioses del Olimpo, aún a sabiendas de que la lucha era desigual. Los dioses, no pudiendo soportar que un mortal les ganara en audacia e inteligencia, lo condenaron de la forma más cruel que se puede hacer: le obligaron a empujar hasta la cima de una montaña una roca que, al llegar al punto más elevado, volvía a rodar hasta los pies de la misma montaña. Un trabajo inútil. Y así es cómo podemos llegar a sentirnos ante la prepotencia y falta de escrúpulos de algunos políticos que juegan con el prestigio profesional y personal de la gente. Empiezan con advertencias y, como ahora no pueden quemarte en una hoguera, se dedican a soltar a los cuatro vientos --vía internet-- toda la falsedad de la que sean capaces. Luego, pasan a intentar cerrarte puertas, a dejarte sin esperanzas, a hacerte sentir un Sísifo condenado a no poder hacer nada para cambiar la situación. Estos políticos sin más recursos que el insulto fácil y la falta total de argumentos se autoproclaman ,además, demócratas de golpe de pecho, fieles amantes de su pueblo y tolerantes a rabiar. Pero, llegue usted a su Olimpo y atrévase a llevarles la contraria o, simplemente, tenga amistad con alguien que consideren su enemigo. Entonces, ya no habrá tolerancia ni democracia. Si a alguien que lea esta columna ha pasado o está pasando por esta situación, piense que aunque tenga que volver al pie de la montaña, la constancia y la tenacidad son la mejor arma contra estos indeseables, que la guerra perdida es la que se abandonó y que, como decía Camus del mito de Sísifo: "El esfuerzo mismo para llegar hasta las cimas basta para llenar un corazón". Así que, sigan adelante, no se dejen avasallar. El tiempo pondrá a estos personajes oscuros en su lugar, que es el ostracismo, aunque mucho me temo que alguno no conozca ni el significado de esta palabra.

* Escritora

Última hora
Opinión
Editorial

Macron se viste de gran favorito

Por: Diario Córdoba

Miradas

Córdoba, la última

Por: Rafael Mir Jordano

Sin avales

Dieta informativa

Por: Gabriel M. Pérez Alcalá

Campo y ciudad

Quijotesco

Por: Ricardo Rivera Pereira

Tribuna abierta

Etiquetas para lo que queremos oír

Por: María José Plana

Colaboración

Cuando Franco era dios

Por: Luis Mendoza Pantión

Dame fuego

Carta a tú

Por: David Márquez

CARTA ILUSTRADA

Donde no llegan las palabras...

Por: Pilar Redondo (*)

Las noticias más...