Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Matrix (II), por Alberto Díaz

ALBERTO Díaz-ALBERTO Díaz-
17/04/2007

 

La semana pasada hablábamos de cómo los Estados, todos los Estados, tienen una tendencia irrefrenable a convertirse en Matrix, el Estado perfecto que mantiene a sus súbditos --que no ciudadanos-- en una permanente inopia tanto intelectual como sobre el simple conocimiento de la realidad. Así, poníamos el acento en el primer estadio que define a Matrix: la manipulación de los datos imposiblemente objetivos, la conversión de las complejidades sociales en simples estadísticas maleables y moldeadas a los propios fines de Matrix. Hoy nos referiremos a las otras dos fases por las que atraviesa un Estado hasta definirse como Matrix, y cuya observación a nosotros puede ayudarnos a identificarlo como tal: la culpabilización de las masas y el posterior ofrecimiento del paraíso en la tierra. Dicha culpabilización es habitual y constante, los ciudadanos tienen la culpa de todo y por eso se les satura con informaciones deprimentes, normalmente a la hora de comer. Somos culpables de catástrofes y guerras, de tener ideología --si ésta no se identifica con Matrix--, del cambio climático y de todos los accidentes de tráfico. ¿Se han fijado? Los gestores nunca son responsables de nada a pesar de ser ellos los que por detentar el poder podrían poner remedio a las calamidades. Finalmente, Matrix nos anestesia con bienestar material: cada vez mejores electrodomésticos, más espectáculos de masas, más frivolidad en el entretenimiento, o más mensajes de que dejemos todo en manos de los gestores (véanse los referendos europeo y autonómico que nos invitaban a votar lo que decían "los que saben"). Cuidado con ellos.

* Profesor

Última hora
Opinión
Editoriales

Juzgado de 24 horas, exigencia unánime

Por: Diario Córdoba

Cosas

Cien años de Camelot

Por: Miguel Ranchal

Tribuna abierta

Una ciudad posible

Por: Alberto de los Ríos

La clave

En el dedo del pie

Por: María Olmo

Tribuna abierta

La importancia de las vacunas

Por: Bernabé Galán Sánchez

Colaboración

El llanero Pedro

Por: Luis Mendoza Pantión

La rueda

Solo la mentira es fea

Por: Juli Capella

Todos tienen un nombre

Por: Diario Córdoba

Las noticias más...