Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Laicistas

MARIA ROSA FernándezMARIA ROSA Fernández
31/07/2007

 

El cristianismo fue, es y será la oposición del progreso", ahí es nada. Y esta frase la ha dicho Zapatero por dos veces. Definitivamente, la ola de calor afecta el cerebro. He oído decir estupideces a Aznar , también a Zapatero, por lo que llego a la conclusión de que será un mal que se adquiere en el sillón de la Moncloa ... ¡ay, los sillones! Además, grita a los cuatro vientos que España es laica. No es novedoso en esta afirmación. Ya lo proclamaron en su día otros gobernantes. Herodes , por ejemplo, fue el primer laicista de la historia. Le dijeron que había nacido un rey, cuyo reino no tendría fin. ¿Que alguien me va a hacer sombra?, dijo, pues asesinemos a todos los niños. También Nerón , ¿qué unos simples cristianos adoran a otro Dios que no soy yo? Pues que sean chivos expiatorios del incendio de Roma: a los leones con ellos. Luego llegó Diocleciano , y muchos más.

Hoy no se queman iglesias, no se crucifica a los cristianos. Todo es más suave, más políticamente correcto, a la manera de Herodes se ataca a la cabeza, a la misma alma del cristianismo: a Jesucristo . Y ¿cómo se hace eso? Pues minando poco a poco la esencia cristiana y volviendo a buscar, cómo no, chivos expiatorios. Que no se progresa en la ciencia: el cristianismo tiene la culpa. Que no se progresa en derechos sociales: el cristianismo tiene la culpa. Y así, suma y sigue. Los laureles del poder tienen un pequeño problemilla, y es que son efímeros. De estar manejando los hilos de la ciudadanía, se pasa tras una jornada electoral a mirar el balcón del poder desde la calle, con sus banderas y todo. Y así, irán pasando políticos, que aunque hagan daño en su mandato, luego les llega el ostracismo, gran idea de los atenienses.

Cristo hace más de dos mil años dijo: "el cielo y la tierra pasarán, pero no mis palabras". A ver si dentro de dos años alguien se acuerda de lo que dicen muchos de los políticos de hoy.

*ESCRITORA

Última hora
Opinión
Editorial

Macron se viste de gran favorito

Por: Diario Córdoba

Miradas

Córdoba, la última

Por: Rafael Mir Jordano

Sin avales

Dieta informativa

Por: Gabriel M. Pérez Alcalá

Campo y ciudad

Quijotesco

Por: Ricardo Rivera Pereira

Tribuna abierta

Etiquetas para lo que queremos oír

Por: María José Plana

Colaboración

Cuando Franco era dios

Por: Luis Mendoza Pantión

Dame fuego

Carta a tú

Por: David Márquez

CARTA ILUSTRADA

Donde no llegan las palabras...

Por: Pilar Redondo (*)

Las noticias más...