Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

ENTREVISTA.

José Manuel Caballero Bonald ESCRITOR : "No pienso entrar ya en la Real Academia, pues perdí la ilusión"

ANTONIO RODRIGUEZANTONIO RODRIGUEZ
14/05/2009

 

LUGAR DE NACIMIENTO JEREZ DE LA FRONTERA (1926).

TRAYECTORIA AUTOR DE MAS DE 30 LIBROS DE POESIA Y NARRATIVA Y DE MEMORIAS. ES PREMIO NACIONAL DE LAS LETRAS, PREMIO NACIONAL DE LITERATURA, PREMIO DE LA CRITICA, PREMIO ANDALUCIA DE LAS LETRAS, ENTRE OTROS RECONOCIMIENTOS.

José Manuel Caballero Bonald presentó ayer en la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía, organizado por el Centro Andaluz de las Letras, su nuevo libro de poemas, publicado recientemente por Seix Barral, La noche no tiene paredes . La presentación del poeta corrió a cargo del escritor Eduardo García.

--Su libro ´La noche no tiene paredes´ recoge más de un centenar de poemas y usted ha dicho sobre él que es una suma de últimas voluntades. Háblenos de su libro.

--Es una prolongación de Manual de infractores , pero hay más variedad temática. He intentado trabajar más en el lenguaje. La poesía, en cierto modo, depende mucho del procedimiento y he buscado que las palabras signifiquen más de lo que significan en los diccionarios. Hay un paso adelante, la poesía como acto del lenguaje.

--El contenido del libro es de corte existencial, filosófico e incluso moral.

--Me gusta el uso de la poesía como defensa fuerte de la vida. La actividad crítica, moral frente al mundo. Hay algo importante para mí: la reivindicación de la duda. Detesto a las personas que están seguras de todo y no dudan. Me hago muchas preguntas, a unas sí respondo y a otras no. Las que no sé responder son las que abundan más en el libro.

--El versículo, el aforismo, la paradoja, la ironía o la abstracción. ¿Por qué utiliza estos recursos?

--Cada vez me gusta más la paradoja, las contradicciones que junto a la duda es un factor desencadenante en lo poético. Es una poesía moral, crítica. Aparte de la emoción del poema, me importa que le dé al lector esa sensación de que juzgo actos como la injusticia o desmanes que aparecen cada día.

--La memoria también es un tema clave en el libro. ¿Qué es para usted la memoria?

--Es algo fundamental para la obra literaria y en la mía con más razón. Si no tuviera memoria no tendría nada que escribir. La memoria puedo modificarla de acuerdo a las necesidades de construcción del propio poema. Es el instrumento que necesito para escribir el propio poema.

--¿Por qué se insiste en la poesía? ¿Por qué es usted fiel a ella?

--He abandonado la prosa narrativa y la memorialista, pero mi estado de ánimo me ha centrado en la poesía. La poesía es una mezcla a partes desiguales de música y matemáticas. La música como sonoridad, armonía del ritmo del poema. Las matemáticas son el rigor y la disciplina para estructurar el poema. Por eso quizás intento llegar más al fondo de la realidad que en la prosa. La poesía te ayuda a descifrar ese enigma de la realidad, el misterio que hay detrás de la realidad. Se intenta resolver los enigmas.

--Pero durante toda su vida ha alternado la poesía con la narrativa. ¿Por qué acude unas veces a una y otras a la otra?

--Es una cuestión de estado de ánimo. De pronto mi estado de ánimo me hace recuperar el sentido de la poesía como algo para expresar lo que quiero decir. La poesía es una ocupación violenta de la memoria, una ráfaga, y la novela necesita un trabajo constante durante mucho más tiempo.

--¿Qué queda aún de su generación, la de los poetas y escritores del 50?

--Soy el último superviviente con Paco Brines. La gran literatura está hecha por grandes desobedientes. En mi generación ha habido dos: Claudio Rodríguez y José Angel Valente, que son dos poetas inmensos, considerados como grandes. Toda una generación está justificada con ellos. Han desobedecido a lo establecido.

--Un día le cerraron la puerta para que no entrara en la Real Academia. ¿Entraría ahora si le insistieran de nuevo?

--Ya han insistido, pero perdí la ilusión. Tuve una época en la que me ilusionaba ser académico. Ya me han propuesto de nuevo entrar con garantías de salir elegido, pero les he dicho que no. Ya he perdido la ilusión de ser académico. Me niego rotundamente a entrar en la docta casa.

--Una pregunta inoportuna: ¿Le da miedo la muerte?

--Prefiero no hablar de eso. Soy sensible a la idea. Por un lado, me asusta, pero llegado el momento me daría igual.

--¿Qué tiene Córdoba que a usted le gusta tanto?

--A Córdoba siempre vuelvo con gusto muy especial. Es una de las ciudades más gratas para pasear. Me encanta perderme sin que nadie me guíe.

--¿Cree que Córdoba será Capital de la Cultura europea en 2016?

--Seguro que Córdoba consigue la capitalidad. No hay ninguna que pueda competir con el pasado cordobés. Me gusta la Córdoba romana, árabe, renacentista, barroca, la Córdoba del poeta Luis Góngora.

--¿Prepara algún libro nuevo?

--Tengo un nuevo proyecto poético, pero todavía está en pañales.

Última hora

Las noticias más...

Gala Cordobeses del Año

Puedes consultar el PDF especial que hemos publicado con motivo de la gala.

Pulsa aquí