Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

ENTREVISTA / ESCRITORA

Isabel Agüera: "El narrador solo debe ser notario fiel de los acontecimientos"

FRANCISCO ANTONIO CARRASCOFRANCISCO ANTONIO CARRASCO
21/03/2010

 

NACIO EN VILLA DEL RIO

TRAYECTORIA HA ESCRITO MAS DE CINCUENTA OBRAS, TANTO EN SU VERTIENTE CREATIVA COMO PEDAGOGICA, POR LAS QUE HA OBTENIDO, ENTRE OTROS, EL PREMIO BLASCO IBAÑEZ. ACABA DE PUBLICAR SU ULTIMA NOVELA, ´MI AMIGA PROSTITUTA´, EN BOHODON EDICIONES.

--´Mi amiga prostituta´ es un título que no dejará indiferente a nadie. Tiene su morbo.

--Efectivamente, estoy convencida de que no solo el título, sino la lectura de esta novela, será de interés para los lectores. Y sí, tiene morbo, pero entendido no como una tendencia obsesiva hacia lo desagradable en cualquier aspecto, sino como un conjunto de ingredientes que interesan, enganchan e incluso intrigan al lector. También, es obvio, tiene sexo.

--Considera fundamental la elección de un título para la difusión y venta de una novela.

--El título, la portada de una novela suelen ser lo primero que entra por la vista. No obstante, el más ingenioso y sugerente título se nos puede caer de las manos en unas páginas de lectura. Tan pronto como se empieza a leer, el título se olvida y lo que cuenta es el contenido, la trama.

--Es verdaderamente duro que unos niños califiquen a otra niña como hija de una mujer mala.

--Por supuesto. La palabra malo/mala, aplicada a personas o cosas, solo conlleva connotaciones negativas, si bien en estos tiempos, cuando hablamos de hombre o mujer malos, evocamos otros aspectos del comportamiento o de la personalidad. En años ya muy lejanos, la hija de una mujer mala era sinónimo de algo de lo que había que huir, despreciar como si fuera la peor de las lacras que pudiera contagiarnos: el pecado, la prostitución...

--Cree que la prostitución está perdiendo la carga de marginalidad que llevaba asociada durante la dictadura.

--Creo que para muchos sectores intolerantes de la sociedad sigue siendo, prácticamente, lo mismo. No obstante, la difusión diaria de los medios acerca de las mafias, de la explotación, malos tratos, etc., de mujeres nos va calando y creando conciencia, como mínimo, de un problema latente.

--¿Cómo le surgió el tema de esta novela? ¿Tiene algo de autobiográfica?

--El tema me nació en mis lejanos años de la infancia, cuando, por un encuentro fortuito, otra niña, la hija de una mujer mala , y yo, nos miramos a la cara una tarde de frío otoño. Es lo único de autobiográfico que hay en la novela porque nunca más volví a verla ni a saber de ella, pero su recuerdo ha ido creciendo conmigo. No pudimos ser amigas porque su mundo y el mío eran como el día y la noche.

--Muchos de los paisajes que describe forman parte de su vida. El pueblo, la avenida...

--¡Claro! La novela se remonta a los difíciles años de la posguerra y si bien se prolonga hasta el presente, el pueblo, ayer, y mi avenida, hoy, son escenarios que considero perfectos para el desarrollo de la novela y, sobre todo, para su coherencia en el tiempo.

--También contribuye a hacerla más real la forma de escribir, como si liberara el pasado, como si surgiera la historia como un flujo de la memoria.

--Es una técnica en la que me siento muy cómoda, cuando escribo narrativa. Por otra parte, hacerla carne de mi carne, historia de mi historia me lleva a vivirla como si realmente todo hubiese sucedido. Y es ahí, precisamente, donde me crece la creatividad, la cohabitación casi total con todos y cada uno de los personajes.

--¿Reivindica algo con esta amistad ´maldita´?

--Creo que una novela no tiene por qué reivindicar nada, ni ser mensajera de nada, ya que el narrador tan solo debe ser, como es más que sabido, notario fiel, mano que dé fe de los acontecimientos, del devenir social de su tiempo. Por otra parte, yo misma no soportaría una novela adoctrinadora ni pedagógica. Lo que sucede siempre es que el lector por si mismo puede llegar a conclusiones que lo lleven a reflexionar.

--¿Cree que los personajes de su novela son extrapolables a la época actual, a pesar del maniqueísmo existente durante la dictadura?

--Precisamente ahí es dónde radica la importancia de mi novela: hoy se sigue anatematizando al que no se ajusta exactamente a unos patrones de conducta, y si es cierto que se va educando en la dirección de valores como la tolerancia y la igualdad, desde mi punto de vista, y a pesar de la gran labor llevada a cabo, precisamente, por mujeres, todos los días, desgraciadamente, tenemos noticias de mujeres maltratadas, perseguidas, despreciadas... asesinadas. Sí, los personajes de mi novela siguen siendo actuales.

Última hora

Las noticias más...