Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

CRITICA.

Un guitarrista fiel a su estilo

JUAN M. MORENO CALDERONJUAN M. MORENO CALDERON
10/07/2010

 

Intérprete: Pepe Romero (guitarra)

Lugar: Teatro Cómico Principal

Día: Jueves, 8 de julio

El pasado jueves comenzó en el Teatro Principal la serie de recitales de guitarra clásica programada en la presente edición del Festival de la Guitarra. El protagonista de la velada fue el mundialmente conocido Pepe Romero, habitual en la cita guitarrística cordobesa. Volvimos a escucharle en recital solístico, con un programa que rendía homenaje a Isaac Albéniz y Francisco Tárrega, compositores ambos de los que en el pasado 2009 se conmemoró el centenario de su muerte. A tenor de la respuesta de público, puede decirse que el artista malagueño afincado en Estados Unidos no defraudó a sus muchos incondicionales. Bastó sentir la calidez del prolongado aplauso que el artista recibió nada más salir al escenario, para darse cuenta de que Pepe Romero tiene amplio predicamento en el mundo guitarrístico. De principio a fin, fue desgranando un rosario de piezas del autor de Camprodón (de la Suite española y Cantos de España , principalmente) y del repertorio tarreguiano. Fiel a su estilo de interpretación, Romero nos brindó en la primera parte sus muy particulares lecturas de páginas tan celebradas como Córdoba, Asturias, Granada o Sevilla , obras pianísticas, como es sabido, pero de tradicional inclusión en el repertorio guitarrístico en las más variadas versiones. Si bastante fieles eran éstas en la letra, excesivamente libres se antojaron en lo puramente interpretativo, con excesos en el rubato e incluso apreciables cambios de tempi.

Más asentado y fiel al espíritu salonesco de la música interpretada, fue el mosaico de páginas de muy distinta factura debidas a Francisco Tárrega, mosaico que ocupó la segunda parte del recital y en el que composiciones tan hermosas como Capricho árabe y Recuerdos de la Alhambra (esperada propina, junto a una pieza de Celedonio Romero) o brillantes, tal es el caso de la Gran jota , hicieron las delicias de un público que ovacionó largamente al carismático protagonista del concierto.

Última hora

Las noticias más...

Gala Cordobeses del Año

Puedes consultar el PDF especial que hemos publicado con motivo de la gala.

Pulsa aquí