Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

patrimonio

El Gobierno andaluz inscribe como monumento el toro de Osborne de la Cuesta del Espino

También se toma la misma medida con dos estructuras publicitarias de Almería y Jaén

EFEEFE
03/05/2011

 
El Consejo de Gobierno ha acordado hoy inscribir en el Catálogo General del Patrimonio Histórico, como monumentos, tres estructuras publicitarias del Toro de Osborne localizadas en los municipios de Benahadux (Almería), Córdoba y Santa Elena (Jaén).

Las tres siluetas declaradas hoy monumentos se suman a otras 17 localizadas en Andalucía, cuya protección tramita actualmente la Consejería de Cultura y que serán declaradas bienes de interés cultural.

Las vallas publicitarias conocidas como Toro de Osborne, instaladas entre 1958 y finales de la década de los 70 en distintos puntos del territorio español, constituyen "un símbolo identificador de la cultura andaluza y reúnen destacados valores etnológicos, paisajísticos y artísticos como ejemplos del 'pop-art' contemporáneo", según la Junta.

Los Toros pertenecen a una producción en serie diseñada por el publicista Manuel Prieto Benítez con adaptación en los talleres de los hermanos José y Félix Tejada Prieto, de El Puerto de Santa María (Cádiz), que fueron emplazados "en lugares con buena visibilidad desde las carreteras y paisajes propicios para reforzar su simbolismo".

Se trata de piezas metálicas montadas con varios paños de acero galvanizado sobre cuatro torretas metálicas, con un peso de 4.000 kilogramos, una superficie de 150 metros cuadrados y una altura de 13,13 metros que permite su visualización a larga distancia (excepto los dos situados en Alcalá de los Gazules -Cádiz-, que miden 6,54 metros de altura).

Tras el decreto de inscripción en el Catálogo del Patrimonio Histórico, el Toro de Osborne de Benahadux (Almería), instalado en 1974 en la cima de una loma a la que dio nombre, contará con una zona de protección de 27 hectáreas para preservar tanto su contemplación como su integración en el valle del río Andarax.

Respecto al Toro de Osborne de Córdoba, emplazado en 1965 en lo alto de la Cuesta del Espino, su protección como hito visual y paisajístico queda reforzada con un entorno de 429 hectáreas.

La estructura de Santa Elena, que data de 1965 y se sitúa a pie de carretera y a las afueras del municipio, tendrá un área de preservación de 126 hectáreas.

Los otros Toros de Osborne se localizan en los municipios gaditanos de Alcalá de los Gazules (Tablada y Peospardas), El Puerto de Santa María (Sierra San Cristóbal y Buenavista), Jerez de la Frontera, Vejer de la Frontera y Tarifa.

Junto a ellos, los de las localidades malagueñas de Casabermeja, Fuengirola y Vélez-Málaga; las granadinas de Güejar-Sierra y Albolote, y las sevillanas de Las Cabezas de San Juan, La Campana, Lora de Estepa, El Castillo de las Guardas y Castilleja del Campo.

Última hora

Las noticias más...