Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

REPORTAJE

El fino no entiende de fronteras

  •  
  • JOSE MARIA LUQUEJOSE MARIA LUQUE
    04/09/2004

     

    El fino de Montilla-Moriles se convirtió anoche en el protagonista de un acto en el que las cofradías del vino en Montilla y en la localidad francesa de Boucau se hermanaron para fomentar actuaciones conjuntas y colaborar estrechamente por la promoción de los caldos cordobeses.

    Unos vinos, los de Montilla-Moriles, que ambos colectivos consideran de una calidad excepcional y un patrimonio de esta comarca sur de Córdoba cuya imagen se vincula al viñedo y a los caldos elaborados con las uvas de esta procedencia.

    El acto de hermanamiento, en el que participaron cofrades montillanos y franceses, se desarrolló en las bodegas Navisa, con la asistencia de un centenar de personas próximas al sector vitivinícola o vinculados a alguna actividad de su entorno.

    El hermanamiento supondrá un acercamiento y un compromiso por defender la identidad común de un producto elaborado desde hace siglos y la cultura generada que es símbolo de tolerancia y convivencia.

    Los nuevos cofrades bucaleses hubieron de renunciar "al agua y sus derivados, a sus pompas y a sus obras" y rechazaron abiertamente el consumo de "bebidas foráneas que enturbian la mente y adormecen la libido".

    Posteriormente, el ritual exigió el tradicional espaldarazo realizado con una avenencia a cada uno de los aspirantes, por parte del cofrade Trujal de la hermandad montillana, Francisco Criado Espejo.

    Por su parte, el enólogo Miguel Cruz Marqués, comendador del vino de Montilla, expuso una documentada información sobre las cualidades organolépticas de los vinos montillanos, destacando la característica naturalidad de los finos que no precisan adición de alcohol para alcanzar la graduación precisa. Cruz destacó la vinculación del fino con nuestra manera de entender la vida y puso de relieve la extraordinaria calidad de los vinos dulce de la variedad Pedro Ximénez obtenidos por la deshidratación que pasifica las uvas y hace aumentar la concentración de azúcar.

    El periodista y escritor Antonio López, cofrade Estampilla, resaltó la trayectoria de la cofradía del vino y su proyección a través de la incorporación de personajes del mundo de la política, el arte, la literatura, la ciencia y el periodismo.

    Última hora

    Las noticias más...

    Gala Cordobeses del Año

    Puedes consultar el PDF especial que hemos publicado con motivo de la gala.

    Pulsa aquí