+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

LA INSTRUCCION JUDICIAL SIGUE ADELANTE SIN LA PERSONACION DE LOS ALLEGADOS.

La familia del cabo Bonilla espera desde octubre una respuesta sobre su muerte

La madre del soldado solicitó hace ocho meses el informe de la autopsia y el atestado de tráfico.El militar de La Reina falleció en un accidente de circulación en la mis

 

Francisca Bonilla muestra un álbum de fotos de su hijo. - Foto:JUAN MANUEL VACAS

MARIANO ROSAMARIANO ROSA 14/07/2008

La familia del cabo Antonio Jesús Bonilla, fallecido en octubre del año pasado en un accidente de tráfico en Kosovo, espera desde hace ocho meses que el Ministerio de Defensa les facilite el informe de la autopsia de este militar cordobés y el atestado del siniestro.

Francisca Bonilla, madre de este soldado, destaca que ambos documentos fueron solicitados a Madrid al poco de morir su hijo, y a día de hoy solo tiene tres folios del ministerio --fechados el 28 de diciembre del 2007-- en los que se le indica que recurra a la vía administrativa para obtener más información. En esas hojas se dice que queda acreditado que estaba de patrulla rutinaria y que falleció en acto de servicio.

Antonio Jesús Bonilla, cabo del regimiento La Reina número 2, murió en la noche del 16 de octubre en un accidente de tráfico cerca de la base España de Istok al volcar el vehículo en el que realizaba una patrulla ordinaria.

Defensa informaba que junto a Bonilla fallecía el también cabo Francisco Javier Roldán Naranjo, de 34 años de edad y destinado La Laguna (Tenerife), y resultaban heridos los cabos primeros Juan Bernal Sánchez y Héctor David Trujillo Cánovas.

Bonilla ingresó en el Ejército de Tierra en noviembre del 2000 y en septiembre del 2006 recibía el ascenso a cabo. Las primeras investigaciones, siempre según la nota oficial del ministerio, apuntan a que el vehículo en el que circulaban los soldados, un Aníbal, volcó al efectuar una maniobra brusca para evitar una colisión frontal contra un automóvil que había invadido el otro carril en un cruce, impactando contra la estructura de una gasolinera.

La patrulla se dirigía de Istok a la localidad de Osoyane, donde las Fuerzas Armadas españolas tienen un destacamento.

Francisca señala que no la han dejado personarse en las actuaciones de la Justicia militar encaminadas a aclarar este suceso, "y creo que tengo todo el derecho a estar presente". Añade que desde octubre no ha tenido contacto con los militares, y que en una conversación telefónica con Defensa "hasta dudaron de que estuvieran hablando conmigo".

También apunta a que hace solo 15 días le pagaron la indemnización "después de aportar cientos de papeles y marearme ante notarios". Esta situación ha hecho que aparezcan "especulaciones sobre el accidente, y no sé a qué viene tanto ocultismo y secreto. Estamos pidiendo una cosa lógica, y es que nos digan lo que le pasó a mi hijo". Así las cosas, dice tener "serias dudas de que el accidente se produjera tal y como nos han contado".

Este diario ha intentado obtener información del Ministerio de Defensa sobre el proceso en el que se encuentra esta causa, pero un portavoz indicó que se solicitara por escrito, no precisando cuándo se contestaría.

Lo que sí ha podido saber CORDOBA es que la próxima semana están llamados a declarar los dos supervivientes en el juzgado militar togado número 12 de Madrid.

Noticias relacionadas