Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

CRONICA

La conquista del Gasherbrum II

Pablo Luque cuenta su ataque y coronación de la primera cumbre en esa montaña y el segundo ´ochomil´ cordobés, después del Broak Pead de Ricardo Guerrer en el 200

PABLO LUQUE VALLEPABLO LUQUE VALLE
30/07/2006

 

No habíamos pasado del Campo 1 (6.000 metros) cuando apareció el mal tiempo, una semana entera estuvimos parados en el campo base (5.100 metros). La meteo indicó que podría ser interesante el ataque a cumbre para el fin de semana. Nuestra estrategia era clara, no realizaríamos los dientes de sierra ; es decir, subir alto y dormir bajo. Siempre subiríamos a campos da mayor altura, casi en estilo alpino (porteando todo lo que necesitáramos), y no bajaríamos hasta conseguir la cumbre o al menos, un intento a cumbre.

Por el infernal glaciar nos adentramos, las grietas cada vez estaban más profundas y más anchas, llegamos por el plateau al campo 1. En este emplazamiento estuvimos dos días, el segundo día fue con mal tiempo. Al tercer día, con mala climatología y con las mochilas repletas de comida, gas, material de altura, tiendas de altura...

Subíamos, ayudándonos de las cuerdas fijas, por palas interminables y de gran inclinación hasta la el campo 2 (6.500 metros). Con la nieve dándonos en la cara instalamos la tienda de campaña. Nos dedicamos a descansar, hidratarnos y a recuperar para mañana subir al campo 3. Al amanecer vemos que el cielo estaba nublado y aún seguía nevando. Decidimos esperar un día más en el Campo 2.

Fue el mismo día que Lina subió y bajó del campo 3 sin encontrar su tienda de campaña. El viento de la semana anterior, voló su carpa y todo su material. Decidió bajar a campo base a recuperarse del esfuerzo y a buscar material de altura para intentar su acceso a la cima.

La mañana del viernes amaneció clara, hablo con Kake para animarle a subir al campo 3. Desayunamos, recogimos y partimos para el campo 3. Al inicio de una pared vertical, Kake decidió abandonar, el frío en sus dedos no le permite continuar. A la cabeza le viene los malos momentos de la Aconcagua cuando sufrió congelación en el dedo gordo de su pie derecho. Nos despedimos fundidos en un gran abrazo y con lágrimas en los ojos. El bajó para campo base y yo continue solo para el campo 3. A las muchas horas llegué a mi destino. Sufrí bastante, las palas eran largas y empinadas. La mochila me pesaba demasiado. Por fin, llegué a 7.000 metros. Me uno con Jorge, que subió el día anterior. Tiene una tienda de campaña, él prepara la comida y el agua para hidratarme. Estábamos los dos dispuestos a atacar la cumbre esa misma noche.

A las once de la noche suena el despertador. Nos equipamos, desayunamos y a las doce salimos de la tienda para iniciar nuestra aventura hacia la cima del G II. Jorge estaba delante, yo avanzaba detrás y lento. Desde el inicio subimos por una pala larguísima. Al tiempo nos adentramos en el espolón de roca y mixto, existen cuerdas fijas. Las piedras caen desde arriba. Al poco, Jorge me avisa de que se retira, se le ha perdido su piolet. Me quedé solo, pero tenía la confianza que sería mi día. Continue solo la ascensión. Al amanecer, llegué al campo 4 (7.500 metros). A continuación pasé por la Travesía, se me hizo muy larga. Poco a poco cruce la brecha de rocas y pasé al Collado Chino, me encontraba a unos 7800 m. de altura. En este momento se presentó ante mí la gran pala cimera. El sol presentó su cara más severa. Anduve durante varias horas hasta llegar a las cuerdas fijas últimas. Estaba muy cerca. Primero una cuerda, después otra, una más y llegué a la arista cimera. Me senté a horcajadas. La cumbre la veía al fondo, y bajo mi pie izquierdo Pakistán y bajo el derecho china. Pasé al lado chino, anduve lento pero seguro por la arista y por fin, tras 13,30 horas hoyé la cumbre del Gasherbrum II, estaba a 8035 metros de altura.

El Proyecto Córdoba 8.000. Everest 2007 tenía un éxito más. Andalucía, Córdoba y Cabra tenían una nueva cumbre en su haber. Fue el momento de acordarme de mucha gente.