Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Alcaldesas

M ROSA Fernández GonzálezM ROSA Fernández González
28/08/2007

 

En estos días de entrevistas a alcaldes y alcaldesas con motivo de las fiestas de los pueblos, confirmo la conclusión a la que llegué hace ya tiempo: las alcaldesas tienen otra manera de hacer política. Y ¡ojo! que no estoy diciendo que sea mejor ni peor, simplemente es diferente. Supongo que ya saldrá el listillo de turno diciendo: "Ya está esta otra vez con los arrebatos feministas". Pues sí, sin arrebatos, tranquilamente lo digo. Entrevistando a Mercedes Paz , alcaldesa de Villanueva del Rey, tuvimos nuestro ratito de distensión, de contar cómo nos iba con los niños, las exigencias que tenemos día a día, etc. Y hablar de estos temas mundanos no quiere decir que perdamos el tiempo, creo con toda sinceridad que se gana, y mucho. Conoces a la persona que tienes delante y eso se nota a la hora de plasmar las ideas que te cuenta en un papel. Lo mismo digo con otras alcaldesas (siempre habrá excepciones, claro está), de cualquier signo político, como por ejemplo Aurora Rubio , de Belmez, o a Isabel Cabezas , de Fuente Obejuna. Su forma de hacer política las hace más cercanas a la gente, más humanas. Pero esa faceta tiene también su doble filo: la exigencia a sí mismas. Las he visto trabajar como descosidas, haciendo deberes que no están en su cargo, desde poner carteles por las calles hasta interesarse por la enfermedad de cualquier vecino. Y estas "pequeñas cosas", amigos alcaldes, no les entra a ustedes en la agenda. Pensar que hablar de proyectos de desarrollo demuestra más que hablar de guarderías es un error muy masculino. Ellas hacen las dos cosas, pero con más discreción. Es el eterno problema femenino: el síndrome de Maripili , o sea, de cómo las mujeres trabajamos duro pero nos da miedo vender nuestros logros.

* Escritora

Última hora
Opinión
Editorial

Macron se viste de gran favorito

Por: Diario Córdoba

Miradas

Córdoba, la última

Por: Rafael Mir Jordano

Sin avales

Dieta informativa

Por: Gabriel M. Pérez Alcalá

Campo y ciudad

Quijotesco

Por: Ricardo Rivera Pereira

Tribuna abierta

Etiquetas para lo que queremos oír

Por: María José Plana

Colaboración

Cuando Franco era dios

Por: Luis Mendoza Pantión

Dame fuego

Carta a tú

Por: David Márquez

CARTA ILUSTRADA

Donde no llegan las palabras...

Por: Pilar Redondo (*)

Las noticias más...