+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Un profesor muere en Adamuz tras arder su vivienda por un brasero eléctrico

El joven, de 33 años, vivía solo en una casa alquilada y llevaba en el pueblo mes y medio para sustituir a una profesora que se había jubilado

 

Momento en el que es sacado de la vivienda el cuerpo sin vida de José Vicente Andrés. - CASAVI

RAFAEL CASTRO ADAMUZ
18/12/2017

Adamuz se despertó el 25 de noviembre con la triste noticia del fallecimiento de un profesor de francés del Instituto de Secundaria Luna de la Sierra, José Vicente Andrés, un joven de 33 años, natural de Almería, que llevaba un mes y trece días en esta localidad para cubrir como interino, hasta final de curso, la vacante de una profesora que se había jubilado recientemente.

La comunidad educativa mostraba su consternación tras el trágico suceso de este nuevo vecino que se encontraba feliz en esta localidad tras llegar procedente de Melilla, donde fue profesor de un centro conflictivo. A primera hora de la mañana los vecinos alertaron de la salida de humo de la casa de alquiler en la que vivía solo, concretamente en el número 5 de la calle Niño del Museo, situada junto a la iglesia de San Andrés. Hacia las 7.41 horas acudieron los bomberos de Montoro al lugar de los hechos y para acceder a la vivienda tuvieron que entrar por una de las ventanas del inmueble, tras romper una de las rejas, ya que el cuerpo del joven yacía justo detrás de la puerta de entrada. Todo apunta a que trató de salir de la vivienda.

Además de estos efectivos, hasta el lugar del siniestro se trasladó el 112 y la Guardia Civil, que confirmaron la muerte del maestro. Todo apunta a que murió por asfixia y las quemaduras provocadas por la expansión de las llamas, que se originaron al prenderse unas ropas al entrar en contacto con el brasero eléctrico y extenderse el fuego al sofá y al resto de la casa. Al lunes siguiente la comunidad educativa celebró un minuto de silencio por tan sensible pérdida.