arranca el curso en la leonor de guzmán

La cátedra de la Mujer lleva el análisis de estereotipos sexistas a los pueblos

Este curso vuelven las charlas contra la violencia machista en los institutos de la provincia. Añade dos nuevas jornadas a su programa y se propone acercarse más a jóvenes trabajadoras

Presentación del premio de ensayo duante el pasado curso académico.
MIGUEL ÁNGEL SALAS

A. M. educacion@cordoba.elperiodico.com CÓRDOBA

La lucha y el análisis de los estereotipos sexistas que han acompañado a la figura de la mujer a lo largo de la historia. Esa es la premisa fundamental con la que arranca el nuevo programa de charlas y actividades creado por la cátedra de Estudios de las Mujeres Leonor de Guzmán de la Universidad de Córdoba este curso. Bajo el título Malas, malvadas, buenas, invisibles y peligrosas recorrerán cinco pueblos de la provincia de Córdoba a partir de mañana, siendo su primera parada la localidad de Fernán Núñez.

Los estereotipos sexistas, fruto del pensamiento patriarcal, continúan muy presentes en la sociedad contemporánea. En estas jornadas, dirigidas a municipios de la provincia, la cátedra plantea varios temas de reflexión y debate a partir de las exposiciones de personas expertas en las investigaciones con perspectiva de género. «Se trata de analizar el pasado para conocer el presente y construir el futuro», comenta la directora de la cátedra, María Rosal.

Estas nuevas jornadas, que se estrenan este curso, tienen como objetivo principal que se conozca el papel de las mujeres a lo largo de la historia desde distintas perspectivas. Además, dentro de su programa de conferencias, se hablará sobre el reconocimiento de los estereotipos asignados tradicionalmente a las mujeres, «revisando los postulados patriarcales, sustentadores de discriminación y violencia», cuenta Rosal, añadiendo que «aún siguen muy presentes en la sociedad».

A este estreno se le une la llevada a cabo el pasado día 19 de septiembre de las jornadas de Formación en Igualdad, también nuevas este curso, a las que acudieron personas de toda la provincia que poseen relación directa con la formación en esta materia. Ahora, puntualiza la directora de la cátedra, queda la segunda vuelta de estas jornadas en la que se aportarán «proyectos de ideas de buenas prácticas». A través de ellas, los agentes implicados en el ámbito de la Igualdad, tanto en el mundo de la política como de la formación docente, «verán cómo se pueden generar ese tipo de ideas en favor de la igualdad dentro de sus campos de trabajo», añade Rosal.

Pero, a pesar de estos dos estrenos, la cátedra comienza este curso con un sentimiento de continuidad gracias a la enorme acogida que suelen tener sus actividades. «El mayor público que acude a nuestras jornadas suelen ser mujeres de edad adulta que pueden compatibilizar mejor el tiempo», destaca Rosal. Pero hay una franja de edad que aún se les escapa, cuenta la directora. «Nos gustaría acercarnos y poder contar más con esas mujeres jóvenes de entre 30 y 40 años que, por motivos laborales y de incompatibilidad de horarios, resulta más dificil que podamos captar».

Por el contrario, tanto los más jóvenes como la franja más adulta, suelen responder «satisfactoriamente» a cualquier iniciativa de la cátedra, resalta su directora. Por ello, este año también llevarán a cabo las jornadas La construcción de relaciones democráticas de pareja, «para evitar la violencia entre los más jóvenes», y que, al igual que en el curso pasado, este año llegará a una decena de centros escolares de la provincia.

Gracias a esta fuerte presencia y a la repetición de numerosas actividades, María Rosal califica como «muy positivo» el balance del curso 2016/2017 en el ámbito de la cátedra. «Hemos contado con el apoyo incondicional de la Diputación de Córdoba, a través de su delegada Ana Guijarro, y de la Universidad de Córdoba, con su vicerrectora Rosario Mérida. Algo que ha conseguido facilitarnos mucho nuestra labor divulgativa». Un balance al que se une la presencia de dicha cátedra en cerca de 30 pueblos de la provincia, a través de las bibliotecas, clubes de lectura, asociaciones de mujeres e institutos.

«No debemos olvidar que nuestra perspectiva es desde el ámbito universitario y la universidad es una institución promotora de valores, y la igualdad debe ser uno de los más importantes», resalta Rosal. Estos valores se unen a los principios básicos de la propia cátedra de Estudios de las mujeres, que tienen que ver con el estudio de la vida y la igualdad «desde una perspectiva feminista y de la historia de las mujeres», puntualiza. Todo ello se desarrolla así desde el ámbito de la investigación.

«Pretendemos llevar a la ciudadanía de toda la provincia estos postulados de igualdad y del estudio de cualquier faceta de la vida, desde una perspectiva de análisis del capital simbólico patriarcal y llevarlo al análisis y conocimiento de una manera divulgativa». Llevar ese conocimiento generado en el marco de la universidad a diferentes ámbitos «de una manera divulgativa», esa es su meta.

Outbrain