SERIE DE TV

Los fans de 'Black Mirror' eligen los mejores capítulos de la cuarta temporada

'USS Callister' y 'Arkangel', los episocios más sobrecogedores según los usuarios

El control parental llevado al extremo en Arkangel, uno de los episodios más comentados en Twitter de la cuarta temporada de Black Mirror.
CÓRDOBA

LAURA ESTIRADO

No han pasado ni 24 horas del estreno de la cuarta temporada de Black Mirror en Netflix y ya es uno de los temas del día de este sábado en Twitter, donde los usuarios están comentado los nuevos episodios de la ansiada vuelta de la joya de la corona de la cadena en streaming. 80.000 tuits, y sumando. La serie creada por Charlie Brooker ha regresado con seis nuevos capítulos sobre las nuevas tecnologías y los efectos colaterales, no siempre buenos, que traen consigo.

Pequeñas joyas inquietantes, a veces oscuras, irónicas, cínicas y, por qué no, hasta terroríficas, que vienen a decir en versión 2.0 aquello tan viejo como que el hombre es un lobo para el hombre.

En este primer tanteo con la audiciencia, y a juzgar por los datos que ofrecen los tuits de los fans de la saga, los capítulos que están dando más que hablar son USS Callister y Arkangel. Cada uno expone un dilema moral, a cual más perturbador. [A partir de aquí puede haber spoilers].

Toby Haynes dirige este capítulo protagonizado por Jesse Plemons (Fargo 2), además de Cristin Milioti, Jimmi Simpson y Michaela Coel. Se trata de una deconstrucción del subgénero de la space opera, una parodia, una vuelta de tuerca hiriente que recuerda a Star Trek, pero no. ¿Qué pasaría si pudieses usar a tus enemigos como criados en un vídeojuego? Todo empieza en Callister, una empresa de realidad virtual que ha creado un juego viral llamado Infinity. Pero nada es lo que parece. El director de la corporación, Bob Daly, no es muy respetado entre sus empleados. A él ya le gustaría. Y el juego le hará sentirse como un verdadero capitán... Realidad y fantasía se confunden. ¿Dónde están los límites?

Otro capítulo que está dando mucho que hablar en las redes es el que ha dirigido Jodie Foster, Arkangel, quizá aún más inquietante que el anterior relato. Ahonda en un trasunto muy de Black Mirror: la privacidad y la intimidad, que en este caso se centra en los límites del control parental. Rosemarie DeWitt (La La Land) hace de madre temerosa y posesiva que, por un momento, pierde a su hija y decide probar un software en fase experimental que puede ayudarle a que esta mala experiencia no le vuelva a pasar. A muchos que tienen hijos seguro que este episodio les hará pensar en esta idea y en una tecnología que quizá no tarde mucho en venderse en Amazon.

La paranoia de Marie (DeWitt) a perder a su hija la lleva a no pensárselo dos veces e instalarle un chip a la pequeña que funciona como un GPS. Le basta una tablet para ver lo que está viendo la menor, para monotorizar sus constantes vitales e incluso para pixelarle todo aquello que le puede perjudicar. Amor de madre convertido en una auténtica pesadilla.

Outbrain