Una multitud vive el día grande de las fiestas patronales en Palma

Juan Braulio García Ramos, en el balcón de su domicilio familiar, que ofreció una petalada.
E.MANZANO

E.MANZANO

El día 8 de septiembre se subraya como el día grande de las fiestas patronales, fiestas en honor a la Patrona de Palma del Río, María Santísima de Belén.

Tras los pregones juvenil y mayor a cargo de Alejandro Limones Angulo y Francisco Jesús Rodríguez Ruiz, la Virgen de Belén Coronada emprendió en popular romería su camino, en carreta tirada por bueyes hasta Palma, en dirección a la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción y parroquia de San Francisco, donde llegará el domingo 1 de octubre. El barrio por la mañana acoge a todos los palmeños en la celebración de su tradicional potaje, organizado por la asociación cultural Barrio de San Francisco y a beneficio de esta parroquia.

Las fiestas patronales presentan momentos de gran asistencia, como el día de la Virgen de Belén. Incondicionales citas que congregan a pequeños, jóvenes y mayores desde primera hora del día con la celebración de la Milla Urbana del Club de Altetismo Palma del Río, la actividad de OJE Vive tu río o la carrera de cintas en Siete Revueltas que monta la asociación de caballista Pepe El Bodega. Mención especial para los actos religiosos, que comienzan con la celebración de una solemne misa en la parroquia cantada por la coral Maestro Eloy Viro, y la salida procesional por la tarde. Ante la Patrona, la hermandad ha recibido este año un regalo especial. Se trata de una marcha procesional compuesta por el palmeño Juan Braulio García Ramos junto a José Carlos Piñar Fuentes. El palmeño hizo entrega de la partitura a la hermana mayor y miembros de su junta de gobierno. La banda municipal de Música Nuestra Señora del Rosario, de El Cuervo (Sevilla) acompañó musicalmente el desfile. A lo largo del recorrido hubo petaladas desde balcones, como la ya puntual lluvia de pétalos y fuegos artificiales de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno al paso de la Patrona por la calle San Juan. La festividad de la María Santísima de Belén se cerró con un gran castillo de fuegos artificiales, Mesa de San Pedro, y los populares toros de fuego, organizados por la concejalía de Festejos del Ayuntamiento.

Las Fiestas han sido el escenario para despedir a Francisco Baena Calvo y dar la bienvenida a Pedro Nieto-Márquez como nuevo párroco de la Asunción.

Outbrain