Para ti, para mí

La revolución de aquel octubre

Antonio Gil

El 7 de noviembre se cumplen cien años desde la toma del poder en Rusia por los bolcheviques bajo el mando del famoso revolucionario, con el fin de implantar un nuevo «paraíso terrenal». La pregunta aflora a los análisis históricos y a los informes periodísticos: «¿Qué pasó y qué queda, en Rusia y en el mundo?».. Diferentes autores estiman que, hasta su caída definitiva en 1991, el Estado soviético mató a entre 20 y 120 millones de sus ciudadanos, con purgas, represiones y diversas formas de terror. Por supuesto, las autoridades comunistas lucharon de manera particular contra la religión, tanto a través de la propagación agresiva del ateísmo como por medio de la represión y eliminación física de muchos creyentes. Y gran parte de los lugares de culto fueron cerrados. La ideología marxista de los bolcheviques no se contentó con propagarse dentro de Rusia y los otros 14 países anexionados por la URSS, sino que se expandió con éxito por medio de la fuerza, la mentira y la astucia política a los países del centro-este de Europa, y con grandes promesas de modernización, también a Asia, África y América Latina. Incluso en los países de Europa, Norteamérica y otros lugares donde el comunismo no consiguió hacerse con el poder político, influyó decididamente en el mundo de la universidad, en el arte y en todo el discurso público. Son muchos los académicos de hoy con una visión marxista, especialmente en las ciencias sociales, y es común que ideas marxistas resuenen en los debates políticos. ¿Qué pasó? ¿Qué queda? Estas son las dos grandes preguntas colgadas en las columnas de la historia. ¿Por qué cayó el imperio comunista en Europa? Tres hombres protagonizaron su derrumbamiento: Mijail Gorbachov, Ronald Reagan y Juan Pablo II. El patriarcado ortodoxo ruso ha pedido que el aniversario de la revolución sirva para «una profunda reflexión y una oración sincera», en lugar de para «celebraciones inapropiadas». Ahora, el gobierno ruso parece decidido a promover la familia como lugar de acogida y de crecimiento de sus ciudadanos.

*Sacerdote y periodista

Outbrain