Para ti, para mí

Periodismo de paz

Antonio Gil

El Papa Francisco, en su mensajes con motivo de la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, ha hecho un llamamiento al «Periodismo de la paz», sin entender con esta expresión un periodismo «buenista» que niegue la existencia de problemas graves y asuma tonos empalagosos. «Me refiero --ha subrayado-- a un periodismo sin fingimientos, hostil a las falsedades, a eslóganes efectistas y a declaraciones altisonantes; un periodismo hecho por personas para personas, y que se comprende como servicio a todos, especialmente, a aquellos --y son la mayoría en el mundo-- que no tienen voz; un periodismo que no queme las noticias, sino que se esfuerce en buscar las causas reales de los conflictos, para favorecer la comprensión de sus raíces y su superación a través de la puesta en marcha de procesos virtuosos; un periodismo empeñado en indicar soluciones alternativas a la escalada del clamor y de la violencia verbal». No pueden ser más claras y diáfanas las palabras del Papa, quien se ha referido también en su mensaje al fenómeno de las llamadas fake news. «Dicho fenómeno, ha dicho, nos llama a la reflexión, por eso he dedicado este mensaje al tema de la verdad, como ya hicieron en diversas ocasiones mis predecesores, a partir de Pablo VI. Quisiera ofrecer una aportación al esfuerzo común para prevenir la difusión de las noticias lasas, y para redescubrir el valor de la profesión periodística y la responsabilidad personas de cada uno en la comunicación de la verdad». Ciertamente, Francisco ensalza nuestra profesión, su responsabilidad y sus misión en la sociedad, previniéndonos de que «la continua contaminación a través de un lenguaje engañoso termina por ofuscar la interioridad de la persona». El Papa cita a Dostoyevski, recalcando el peligro de la mentira, y termina su mensaje con una bellísima plegaria: «Señor, haznos instrumentos de tu paz. Haznos reconocer el mal que se insinúa en una comunicación que no crea comunión. Ayúdanos a hablar de los otros como de hermanos y hermanas». ¡Espléndido mensaje para la profesión periodística en esta hora!

* Sacerdote y periodista

Outbrain