La rueda

Indiciariamente

Emma Riverola

Comisión de investigación del Congreso sobre la financiación irregular del PP. Comparece Manuel Morocho, jefe policial en el caso Gürtel. Su exposición es clara: «Corrupción en estado puro», «una organización que ha operado durante mucho tiempo hasta llegar a parasitar las administraciones»... ¿Ha cobrado Mariano Rajoy de esa trama?, le preguntan. «Indiciariamente, sí», responde. Él no es juez, solo puede hablar de indicios. Indiciariamente, podemos concluir que el PP lleva años robándonos a manos llenas. Indiciariamente, podemos señalar que Rajoy eligió auparse sobre Cataluña para desviar la atención de sus corruptelas, que eligió la inacción permitiendo que la tensión se fuera avivando, que no le importó que los sentimientos de los ciudadanos se llenaran de desprecio y de indignación, que no ha cejado en su empeño a pesar de haber erosionado la convivencia hasta límites alarmantes, llegando a despertar la extrema derecha. Indiciariamente, no podemos olvidarnos de que su principal aliado, Artur Mas, también se sumó con alegría a la táctica de avivar el nacionalismo para desviar la podredumbre de su partido. Indiciariamente, nuestros gobernantes han sido indignos de sus cargos. Indiciariamente, el PP, el partido de todos los nombres de la corrupción, sigue ganando en todas las encuestas. Indiciariamente, Rajoy y compañía son una vergüenza. Indiciariamente, nos gusta que nos roben.

* Escritora

Outbrain