CARTA ILUSTRADA

Dos actores que piden paso

Los cordobeses Rafa Luque y María del Pino, citados en la carta.
PAQUI POZO

MARÍA GAVILÁN / CÓRDOBA

Confieso que de joven quise ser actriz, porque el teatro era para mí vida y pasión. Tanto que durante muchos años, además de verme todas las obras que se representaban o se estrenaban en Córdoba, me iba a Madrid una semana solo para ver teatro... Y en la capital de España pude ver en sus mejores momentos a los más ilustres actores y actrices (baste con citar a Paco Rabal, José María Rodero, Adolfo Marsillach, Fernando Fernán Gómez, Arturo Fernández, Pepe Isbert, López Vazquez, Fernando Rey, Alfredo Landa, Tony Leblanc y un larguísimo etc. entre ellos y a María Asquerino, Amparo Baró, Mari Carrillo, Concha Velasco, Aurora Bautista, Lola Cardona, Emma Penella, Amparo Rivelles, las hermanas Gutiérrez Caba y otro larguísimo etc. entre ellas). También en Córdoba descubrí casi en sus comienzos a muy buenos actores, como Paco Morán, Daniel Delevin, Macarena Gómez, Fernando Tejero, Toño Pantaleón, María José Lucena, Francisco Muñoz Reyes, Eva Pedraza o Luz Valdemoro. Cuarenta años viendo teatro y a los mejores actores creo que me autorizan a señalar a Rafa Luque y María del Pino, como futuras «estrellas» de la escena.

Los vi por primera vez en una lectura-teatralizada de la obra La tragedia de Séneca (autor Julio Merino) y fue una grata sorpresa. Él interpretó al personaje Nerón y ¡a fe de Dios! que lo bordó. En esa misma obra ella hizo de emperatriz Messalina y estuvo genial. Luego les vi otra vez en el Napoleón, también del mismo autor, y volvieron a cautivarme. Aunque más él que ella.Y por último, y hace tan solo unos días, he vuelto a verlos en el Liceo del Círculo de la Amistad y ya me faltan palabras para describir su interpretación de María Antonieta y la Revolución (María del Pino) y Fouché y El Conde de Fersen (Rafa Luque). Juro, aunque no me guste, que salí emocionada y convencida de que esta pareja llegará muy lejos en el mundo del teatro o del cine... Si no les ocurre lo que a mí, que se casen (como yo), que se llenen de hijos (como yo) y que las obligaciones familiares se los traguen (como a mí). ¡Señores, dos actores jóvenes cordobeses piden paso!

Outbrain