Para ti, para mí

Córdoba, serenidad y reflexión

Antonio Gil

Manuel Pimentel, exministro, escritor y editor de Almuzara, ha sido entrevistado por Ángeles López, en las páginas de Vida Nueva, revista religiosa de vanguardia, en las páginas dedicadas a la cultura y, más en concreto, a las cuestiones que rozan la fe y el ámbito religioso. La periodista hace, en pocas lineas, la presentación de Pimentel: «Fue titular de Trabajo durante el Gobierno de Aznar, hasta que discrepo y dimitió, algo excepcional en la clase politica. Hoy tiene sus días tremendamente ocupados en los que invierte las grandes reservas de talento de que dispone: mediador, conferenciante, escritor, pero por encima de todo, editor del sello Almuzara, en el que ven la luz no pocos éxitos literarios». Uno tiene la suerte de haber publicado con Pimentel, Meditaciones para periodistas y poetas, libro que va a alcanzar ya su segunda edición. Y ¿qué nos dice en su entrevista? Lanza a la rosa de los vientos cuatro mensajes importantes, a tener en cuenta y a reflexionar con él: primero, «Occidente derrotará al yihadismo»; segundo, «Córdoba es la ciudad de la serenidad y la reflexión»; tercero, «hoy es muy importante, de cara a los conflictos, la asertividad, un bien muy escaso entre nosotros»; cuarto, «Francisco es el Papa adecuado para el momento que le ha tocado vivir». Son cuatro espléndidos mensajes que nos vienen como anillo al dedo. En su primer mensaje, Pimentel muestra un gran optimismo, afirmando que Occidente no corre peligro, que los yihadistas no podrán vencer nuestros principios y valores con sangre y terror: «Los derrotaremos ideológicamente y en seguridad, también, y los musulmanes deben tomar mayor protagonismo en la lucha contra este terror desalmado». En su segundo mensaje, encumbra a Córdoba, subrayando dos de sus grandes virtudes, acaso no muy conocidas por los propios cordobeses: «la serenidad y la reflexión». Pimentel contempla las tabernas como «templos civiles»: «comulgar con una copa de fino te acerca al dios luminoso de la vida y de la emoción, de los sentimientos y de la razón». En su tercer mensaje, habla por propia experiencia de lo que se necesita para ser un buen mediador: «El respeto al tercero, la convicción de que el conflicto es consustancial a la vida y que hay que aprender a gestionarlo, y sobre todo, tener la capacidad de defender las propias ideas sin necesidad de atacar al tercero». Y el cuarto mensaje que ofrece en su entrevista se refiere a la silueta del Papa Francisco, al que considera un hombre adecuado para estos tiempos. «La Iglesia es la institución más longeva de la historia, y eso se comprende bien, observando a los últimos papas». Leer a Pimentel, en sus libros, escucharle en sus conferencias, y no digamos en las entrevistas periodísticas, nos descubren siempre al hombre de criterio y de pensamiento, que sabe contemplar la realidad y analizarla en sus pormenores, para descubrir sus secretos, dispuesto siempre a transformarla o a enriquecerla. «El futuro no se puede mirar con el retrovisor», afirma también, en una frase con aire de sentencia. ¡Enhorabuena!.

* Sacerdote y periodista

Outbrain